lunes, 6 de octubre de 2008

Poesía que promete


SÚPLICA PARA
LA IGLESIA MILITANTE

¿Es que perdió su rumbo
la nave de la Iglesia? ¿Es que a porfía
se nos ha puesto a andar de tumbo en tumbo
ebria y alzada la marinería?

¿Qué fue de la pasada
misión de iluminar la mar ignota?
¿Quién le dejó, Señor, así trocada,
su derrota en derrota?

¿Qué viento amotinado
rasgó sus velas y quebró su quilla
y la azotó sobre el acantilado
lejos de Ti, mi Dios y de Tu orilla?

¿Qué capitán, Señor, adormecido,
por culpa y obra de la democracia
le quitó su vigor y su sentido
y la gracia velera de Tu Gracia?

Todavía esperamos que en tu pía
solicitud nos salves del naufragio.
El diablo nos acecha día a día
¡escúchanos, Señor, nuestro sufragio!

¡Y que Santa María,
Nuestra Señora, la Corredentora,
si fuera necesario,
nos tienda nueva vez en esta hora
el Santo salvavidas del Rosario!

Ignacio B. Anzoátegui

2 comentarios:

ErmitañoUrbano dijo...

muy buena la poesia. Fue un santo varon el poeta.

Leon Hispano dijo...

Una gran poesia de un gran poeta. Aqui les dejo otra, que es de otro santo varon, el P. Castellani, y que creo que se complementa muy bien esa poesia de I.B. Anzoategui.

AUXILIUM CHRISTIANORUM

El nombre de María vivas mieles
que significa el MAR solemne y santo
rompió como un mar bravo allá en Lepanto
y destrozó el poder de los infieles.

***
Un relente de rosas y claveles
azulceleste veste y blanco manto,
pero también el ímpetu y espanto
contra los viles, contra los luzbeles.

***
Porque Ella es Reina y Madre todo junto,
del poder del amor vivo presunto,
y como Reina tiene sus cuarteles.

***
Como una flota camuflada en flores
y como Madre tiene sus furores
cuando le tocan sus hijitos fieles.


Los saludo en Cristo y en la Patria.
Leon Hispano