jueves, 6 de septiembre de 2018

Convocatoria


CONFIRMEMOS
NUESTRA FE CATÓLICA

Frente a las violentas provocaciones, los reiterados actos de profanación y de sacrilegio, y las visibles muestras de odio al Catolicismo, que llaman a la apostasía colectiva, nosotros convocamos:

+ A testimoniar públicamente nuestra condición de católicos apóstolicos y romanos.

+ A renovar las promesas del Santo Bautismo.

+ A rezar el Credo, Símbolo de nuestra Fe.

+ A desagraviar y reparar las ofensas consumadas contra la Religión Verdadera.

Los esperamos en las escalinatas de la Catedral de Buenos Aires, el 8 de Septiembre, Fiesta de la Natividad de la Virgen, a las 15 horas.

COALICIÓN ARGENTINA
FIDELIDAD CATÓLICA


Agradecemos la difusión de este mensaje y la ejecución sincronizada de esta Confirmación de Nuestra Fe Católica en todos los sitios del país en los que nos sea posible

8 S




RENOVACIÓN DE LAS PROMESAS BAUTISMALES

Queridos amigos: los anoticio sobre esta iniciativa en la que estamos cooperando, con la adhesión y el apoyo de muchos laicos y sacerdotes de las distintas provincias. Imprima cada uno estas versiones del Credo y llévenlas el 8 de Septiembre, para poder seguir el rezo.
Un abrazo. En Cristo y en la Patria.
Antonio Caponnetto


Credo Niceno-Constantinopolitano

Creo en un solo Dios, Padre todopoderoso,
Creador del cielo y de la tierra,
de todo lo visible y lo invisible.

Creo en un solo Señor, Jesucristo,
Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos:
Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero,
engendrado, no creado, consustancial al Padre,
por quien todo fue hecho;
que por nosotros lo hombres,
y por nuestra salvación bajó del cielo,
y se encarnó, por obra del Espíritu Santo, de María, la Virgen,
y se hizo hombre;
y por nuestra causa fue crucificado
en tiempos de Poncio Pilato;
padeció y fue sepultado,
y resucitó al tercer día, según las Escrituras,
y subió al cielo,
y está sentado a la derecha del Padre;
y de nuevo vendrá con gloria
para juzgar a vivos y muertos,
y su reino no tendrá fin.

Creo en el Espíritu Santo,
Señor y dador de vida,
que procede del Padre y del Hijo,
que con el Padre y el Hijo
recibe una misma adoración y gloria,
y que habló por los profetas.

Creo en la Iglesia, que es una, santa, católica y apostólica.
Confieso que hay un solo bautismo
para el perdón de los pecados.
Espero la resurrección de los muertos
y la vida del mundo futuro.
Amén.

Credo atanasiano

“Todo el que quiera salvarse, ante todo es necesario que mantenga la fe católica; el que no la guarde íntegra e inviolada, sin duda perecerá para siempre. Y la fe católica es ésta:

Que adoramos a un solo Dios en la Trinidad, y a la Trinidad en la unidad. Sin confundir las Personas ni separar la substancia. Porque una es la persona del Padre, otra la del Hijo y otra la del Espíritu Santo. Pero el Padre y el Hijo y el Espíritu Santo tienen una sola divinidad, gloria igual y coeterna majestad. Cual el Padre, tal es el Hijo, y tal es el Espíritu Santo. El Padre increado, el Hijo increado y el Espíritu Santo increado. Incomprensible el Padre, incomprensible el Hijo, incomprensible el Espíritu Santo. Eterno el Padre, eterno el Hijo, eterno el Espíritu Santo, y, sin embargo, no son tres eternos, sino un solo eterno. Así como tampoco son tres increados ni tres incomprensibles, sino un solo increado y un solo incomprensible. Igualmente, el Padre es omnipotente, el Hijo es omnipotente, el Espíritu Santo es omnipotente; y, sin embargo no son tres omnipotentes, sino un solo omnipotente. Así el Padre es Dios, el Hijo es Dios, y el Espíritu Santo es Dios. Y, sin embargo, no son tres dioses, sino un solo Dios. Así también el Padre es el Señor, el Hijo es el Señor, y el Espíritu Santo es el Señor. Y, sin embargo, no son tres Señores, sino un solo Señor. Pues, así como la cristiana verdad nos compele a reconocer que cada Persona por sí misma es Dios y Señor, así mismo la religión católica nos prohíbe decir que hay tres dioses y tres señores. El Padre no fue hecho por nadie, ni creado, ni engendrado. El Hijo es solo del Padre, no hecho, ni creado, sino engendrado. El Espíritu Santo es del Padre y del Hijo, no fue hecho, ni creado, sino que procede de Ellos. Por lo tanto, hay un solo Padre, no tres Padres; un Hijo, no tres Hijos; un Espíritu Santo, no tres Espíritus Santos. Y en esta Trinidad ninguno va antes o después del otro, ninguno es mayor o menor que el otro, sino que las tres Personas son entre sí co-eternas e iguales; de modo, que, como se dijo antes, se debe adorar la Unidad en Trinidad y la Trinidad en Unidad. El que quiera, pues, salvarse, debe pensar así sobre la Trinidad.

Además, para la salvación eterna es necesario que también crea fielmente en la Encarnación de Nuestro Señor Jesucristo. Pues la fe recta es que creamos y confesemos que Nuestro Señor Jesucristo, el Hijo de Dios, es Dios y hombre. Es Dios, engendrado de la sustancia del Padre, antes de los siglos; y es hombre, de la substancia de su Madre, nacido en el mundo. Perfecto Dios y perfecto hombre, subsistente de alma racional y de carne humana. Igual al Padre en cuanto a su divinidad, y menor que el Padre en cuanto a su humanidad. Mas, aun cuando es Dios y hombre, no son dos, sino un solo Cristo. Y uno, no por la conversión de la divinidad en carne, sino por la asunción de la humanidad en Dios. Uno absolutamente, no por confusión de la sustancia, sino por la unidad de la persona. Pues según el alma racional y la carne son un hombre, así Dios y hombre es un solo Cristo, el cual sufrió por nuestra salvación, descendió a los infiernos, resucitó al tercer día de entre los muertos. Subió a los cielos, está sentado a la derecha del Padre, Dios Todopoderoso, desde donde vendrá a juzgar a los vivos y a los muertos. A su venida todos los hombres han de resucitar con sus cuerpos y darán cuenta de sus propios actos. Y los que obraron bien, irán a la vida eterna; y los que obraron mal, al fuego eterno.

Ésta es la fe católica y el que no la creyere fiel y firmemente, no podrá salvarse.

Como se pide


Inverness y el matrimonio Kirchner

Cuando hace años atrás escuché el nombre de la financiera Invernes ( Inversiones Néstor, según algunos) de Kirchner/ Clemens / Lázaro Báez, por una cuestión profesional, la primera imagen que me sobrevino fue la del Castillo de Inverness en Escocia, donde la inmortal pareja de Macbeth y su esposa, febriles de ambición planearon y ejecutaron el magnicidio del Rey Duncan. La diferencia entre el nombre del famoso castillo escocés y el de la financiera de la calle Carabelas 241, Capital, es una “s”.
Sin embargo la siniestra resonancia de ambos nombres suscita una inmediata asociación y enlaza de alguna manera a las dos parejas: Macbeth y su esposa y Néstor Kirchner y Cristina. Ambas parejas estaban dominadas por la codicia hasta franquear todos los límites, más allá de los cuales todo ser humano se degrada , convirtiéndose en un monstruo que conmueve a la misma naturaleza en una intensidad tal que sólo puede ser manifestación de una conmoción sobrenatural. Es que como bien enseñan los clásicos de la antropología filosófica cristiana el ser humano--espíritu encarnado o cuerpo espirituado-- tiende a convertirse en aquello que mira o contempla con gozo.
Si mira para abajo con excesivo deleite –un perro , por ejemplo—termina pareciéndose al perro ; y si mira e imita a Cristo, el Amor y el Logos encarnado se diviniza; y si mira el dinero, estiércol de Satanás , se demoniza. Pero hay un matiz más que se me ocurre comentar: ¿Cuál era la diferencia entre la codicia de Néstor y la codicia de Cristina? . Néstor era un avaro. Lo propio del avaro es el amor al dinero. Su deleite es contarlo y tocarlo. Su nariz se hace ganchuda de tanto oler su preciado dinero.
No olvidaremos nunca aquellas dos imágenes tétricas: Néstor Kirchner con su largo sobretodo oscuro abrazando la caja fuerte y susurrando “esto es el éxtasis”; ni tampoco la descripción que de él hizo el vice gobernador Arnold al contar que Kirchner durante días gozaba manteniendo los bolsillos de su sobretodo llenos del dinero de los alquileres que cobraba.
En cambio Cristina no tenía el gusto del avaro. Su pasión era –y es—otra. Para ella el dinero era el medio no sólo para su lujo personal sino principalmente para el poder que le permitía el montaje de los actos que colmaban su vanagloria y su narcisismo: también para ella al igual que para Perón y para todos los grandes demagogos, su placer , su éxtasis, la música que más agradaba a sus oídos, era el halago y el aplauso de las masas—la militancia-- en la plaza pública transmitida en la cadena nacional de radio y televisión. Con el agravante de una fantasía absurda : creer que su retórica tenía un poder mágico para transformar la realidad. Quizá hoy esté empezando a comprender que la magia, como toda prestidigitación, embrujo, o sortilegio cabalístico, carece de sustancia y es estéril como el mal mismo y por tanto, se desvanece frente a la realidad … más tarde o más temprano.

Luis Alvarez Primo

lunes, 3 de septiembre de 2018

Desde el Real de la Muy Fiel y Reconquistadora Ciudad de San Felipe y Santiago de Montevideo


LAS BANDERAS DE LA PATRIA
ARGENTINO-ORIENTAL HASTA
EL NEFASTO PONSOMBY (1)

No pretendemos plantear un tratado de vexilología, que es la disciplina que estudia aquellos elementos llamados banderas. Como se ha dicho, “es rama reciente del saber humano porque ella surge de los años sesenta de la veinte centuria”. Sin embargo, deseamos señalar la partida de nacimiento de la Patria que, como dijera Maurras, “es la tierra y sus muertos”. Es un linaje que nos une al Imperio de Carlos I de España y V de Alemania. El substrato de sus ideales, sus alegrías y dolores, marcan un rumbo para el presente y futuro, tal como dijera José Antonio Primo de Rivera: “somos centinelas de la unidad de destino en lo universal”.

No hay símbolo más importante que la bandera, por sus colores, que cuando se entroncan con las raíces mismas de nuestra tierra, fijan los objetivos a alcanzar por las generaciones que se suceden en el devenir de los tiempos. Así la Patria se acuna en el lienzo azul-celeste y blanco que nos legara la hispanidad católica. Sin más preámbulos, entremos en el tema que hemos elegido. La llamada revolución independentista consideramos que fue, ni más ni menos, una lamentable guerra civil, donde hispanos y criollos en ambos bandos se enfrentaron buscando un perfeccionamiento de la parte jurídica del Imperio, que terminó con el desastre que significó transformarnos en un continente balcanizado, integrando los dominios informales de Gran Bretaña.

La década comprendida entre 1810-1820 fue para la Patria Grande, riquísima en acontecimientos de todo orden. El común denominador de estos años fue el enfrentamiento con políticas, cuyos ideales no eran más que fórmulas coloniales en su esencia, que desconocían la raíz hispana de todo el movimiento que, repetimos, fue aprovechada por la pérfida Albión. Artigas se incorpora al bando contrario al Consejo de Regencia y con él llega el pueblo rural y el tradicionalismo en su sentido auténtico de cosa recibida en herencia para legar a su vez al futuro.

Es el caudillo que, como dice Jesús en el Evangelio recibe su poder de Dios, quien representa al pueblo como entidad organizada, tal como en la tradición medieval castellana era el “Cabdiello” y en la conquista en tiempos de Martínez de Irala o Hernando Arias de Saavedra, Hueste y Jefe. Realidad Oriental que nace en la Quinta de la Paraguaya donde Artigas es aclamado como Caudillo, perfeccionándose en el Éxodo.

En los meses del conflicto con Sarratea y luego de su incorporación al sitio de Montevideo, Artigas va definiendo claramente su pensamiento político. Este se centraba en dos puntos muy claros que personificaba el Jefe Oriental: mantenimiento de la unidad del virreinato y federalismo. Gobiernos provinciales y gobierno nacional. Puntos cardinales de la misma organización, plasmándola de acuerdo a las circunstancias como debe hacerlo un auténtico conductor.

Desde Purificación, capital del artiguismo (1815) establecida a orillas del rio Uruguay y muy cerca de Paysandú, con apelativo que recordaba a los viejos campamentos de Purificación de la Santa Fe en tiempos de los Reyes Católicos Isabel de Castilla y Fernando de Aragón. Este era el eje político de la Liga Federal, Liga de Guerra en el pensamiento del Jefe Oriental en búsqueda del estado federal que aunara al antiguo virreinato. En esa “Roma cuadrata”, al decir de Juan Zorrilla de San Martín, ondeó la bandera que fuera jurada en Arerunguá, el 13 de enero de 1815.

Nadie mejor que el Héroe para describir claramente la enseña que identificaría la gesta federal:

“...yo he ordenado en todos los pueblos libres que se levante una igual a la de mi cuartel general: blanca en medio, azul en los dos extremos, y en medio de éstos unos listones colorados, signo de la distinción de nuestra grandeza y de la sangre derramada para sostener nuestra libertad… Así lo han jurado estos beneméritos el 13 de enero en este presente año después que se creyeron asegurados para ser respetables sus virtuosos esfuerzos.
Cuartel General, Febrero 4 de 1815
José Artigas”

Los mismos colores ondearían en Montevideo el 26 de marzo de 1815 y el 24 de mayo de 1816. En esta última fecha con la disposición de las dos fajas azules en sus extremos, la blanca en el medio y la diagonal roja del extremo superior junto al asta al ángulo inferior opuesto. Esta bandera cuya confección fuera ordenada por el Cabildo, representó a la Provincia Oriental en el concierto de la Liga Federal. ¿Artigas dio su impronta federal al pabellón que ya utilizaba el bando anti regentista y también contra la Constitución Española de 1812? Podemos contestar que sí.

Primero porque esos colores se popularizaban día a día. Belgrano en 1812 concretó en una bandera los elementos de los cuales hemos hablado. En febrero de ese año, estando en las Barrancas del Paraná, el nominado Jefe del Alto Perú escribía: “siendo preciso enarbolar bandera y no teniéndola la mandé hacer blanca y celeste conforme a los colores de la escarapela nacional y espero que sea de la aprobación de nuestra Excelencia”.

De esta carta se extrae que se quiso una enseña distinta a la enarbolada por el bando regentista. Ella presentaba los colores que eran tradición en América y que se utilizaban tanto en los premios militares como también los vemos establecidos en la ley del 5 de mayo de 1813 que disponía para los brigadieres el uso de una “faxsa blanca y celeste con flecos de oro en la punta”.

Cabe señalar también que son los colores de Nuestra Señora, por lo que Carlos III dispuso el celeste y el blanco en la Orden que lleva su nombre. Asimismo el Almirante Guillermo Brown había utilizado banderas con esos colores en la batalla que diera frente a Montevideo en la zona conocida como del Buceo el 20 de mayo de 1814. Pero es el propio caudillo oriental en la primera parte de la citada carta de febrero de 1815, quien nos confirma el aserto más arriba formulado: “si para disimular este defecto Buenos Aires ha hallado el medio de levantar la bandera azul y blanca; yo he ordenado en todos los pueblos que se levante una igual a la de mi cuartel general”.

Producido en 1816 el zarpazo portugués y la lucha siguiente, 1820 marcó con la derrota de Artigas y su exilio en Paraguay, un ocaso más aparente que real para la causa de los Pueblos Libres. Estos eran las provincias que formaban la Liga Federal del Artiguismo. Tanto fue así que en 1823 se realizó un intento por sacudir el yugo lusitano-brasileño, acción frustrada por la negativa de Rivadavia de ayudar a la Provincia Oriental cautiva. Dos años después iniciábase la Cruzada libertadora (1825) que se extendería rápidamente por el territorio de esta Banda, marcándose con jalones de glorias militares como Rincón y Sarandí.

Ellas se dieron con las trascendentales reuniones de San Fernando de la Florida Blanca donde se instala el Gobierno en junio de 1825 y la Asamblea en agosto de ese mismo año. La gesta iniciada el 19 de abril en la playa de la Agraciada juró en ese histórico arenal una enseña que llevaba en sus manos Don Juan Antonio Lavalleja. La creación del referido símbolo se debió a Don Luis Ceferino de la Torre quien así lo consigna en sus “Memorias” que redactare en Buenos Aires:

“Desde ese día se reúnen diariamente en la casa de de la Torre y se acordaban los trabajos que cada uno debía desempeñar; de la Torre reunía aisladamente el armamento posible, así como construía con sus propias manos las dos banderas que debían tremolar triunfantes en su patria. Se adoptó la tricolor que había usado la Provincia Oriental cuando la invadió el ejército portugués con el agregado en el centro de Libertad o Muerte consecuente con el juramento prestado”.

El lema “Libertad o Muerte”, piensa el autor de estas líneas que fue tomado de la altiva rebelión griega que en ese momento se desarrollaba contra el despotismo otomano.

Se observa claramente que los colores de la enseña de 1825 correspondían a los de la tricolor artiguista como continuación de la gesta iniciada por el “Blandengue Inmortal”. Reunida la Asamblea en San Fernando de la Florida Blanca el 25 de agosto del año arriba citado, procedió a aprobar las tres leyes fundamentales que se conocen como: ley de Independencia, ley de Unión y ley de Pabellón.

Por la primera la Provincia Oriental se declaraba separada por siempre del Imperio de Brasil y del Reino de Portugal. Por la de unión se declaraba incorporada a las provincias hermanas (argentinas) “por los lazos más sagrados que el mundo conoce”. Como dijimos, también aprobó la ley de Pabellón que establecía textualmente:

“…Siendo una consecuencia necesaria del rango de independencia y libertad que ha recobrado de hecho y de derecho la Provincia Oriental, fijar el pabellón que debe señalar su ejército y flamear en los pueblos de su territorio se declara por tal, el que tiene admitido, compuesto por tres fajas horizontales celeste, blanca y punzó por ahora y hasta tanto que incorporados los diputados de esta provincia a la Soberanía Nacional se enarbole el reconocido por el de las Provincias Unidas del Río de la Plata a que Pertenece”.

Para poner punto final a éste capítulo, corresponde señalar un aspecto referido a los colores de los que se habla en estas cuartillas. He aquí nuestra aclaración. Cuando separadamente aparece en la documentación azul y celeste debemos entender lo que algunos heraldistas observan: el color anteriormente descripto es el que nos muestra el cielo despejado a la hora de su mayor esplendor.

Faltando algo por decir, invitamos al lector a que aguarde nuestra próxima entrega, que, Dios mediante, no demorará.

Luis Alfredo Andregnette Capurro