viernes, 25 de noviembre de 2011

Culturales

APROXIMACIONES
  
  
I. UN MÍNIMO DE HISTORIA
  
En seguimiento de la ruta que trazara el desaparecido amigo Alberto Boixadós, yo creo que la Argentina es un país misterioso; misterio que va desde su origen hasta su destino. Mientras tanto, una gran tensión entre su escaso acto presente y su enorme potencia futura. Hasta un agnóstico lúcido como don José Ortega y Gasset, hacia 1926, había advertido el destino imperial que se anunciaba para la tierra del “argentum”. O que se escondía entre los pliegues de esta nación que no acababa de dar todo de sí.
  
Antemural y contrafuerte cristiano en el Atlántico Sur a la época de la creación del Virreinato. Sus armas habían batido en 1806/1807 y 1845 a las del anglosajón, enemigo natural. Un porvenir de grandeza se oteaba en su horizonte. De grandeza y de justicia, que la convertiría en el admirable bastión de la América Meridional y Austral.
  
Lamentablemente, advinieron Caseros y Pavón, y aquel camino real se empantanó en los charcos del ideologismo liberal, tributario final del Imperio Británico. No obstante, por los años de 1930, a tuertas y a derechas, con las élites de “La Nueva República” y los “Cursos de Cultura Católica”, se reinició la toma de conciencia del destino peraltado, extraviado en Caseros y Pavón.
  
Todo eso hasta llegar al desbarajuste contemporáneo. Porque si la Argentina liberal había adolecido de muchas fallas cardinales, al menos había crecido bastante (no todo, claro, lo que pudo haber sido de contar con una política independiente) en su producción agropecuaria. Progreso material que se estancó con la crisis de nuestro tiempo.
  
En este “difícil tiempo nuevo”, básicamente, se instaló una economía electoral en perjuicio de la producción de bienes primarios y secundarios, incrementándose el sector terciario de los servicios, mucho más allá de lo conveniente, en especial en el rubro burocrático. A su lado cabalgaron las dádivas de toda especie. De esa manera, se intentaba privilegiar al “Pueblo” en perjuicio de la Nación.
  
Las masas populares, que mal o bien se venían instruyendo a fin de elevarse, dejaron de respetar el principio de autoridad en todos los órdenes, paralizaron la educación (que en el orden superior venía sufriendo deterioro muchachista desde 1918), se regodearon en su ignorancia elemental, y en tal condición fueron halagadas como “lo mejor que teníamos”. Lo cierto es que los mestizos “cabecitas negras” no eran ni mejores ni peores que otras razas, y, como aquéllas, debían ser civilizadas y evangelizadas para subir en la escala cultural humana.
  
Entrenamiento  riguroso, que las habilitara para la dura competencia con que se enfrentarían; además de alcanzar un nivel aceptable dentro del contexto de la civilización occidental. Para parecernos más a Alemania que a Tanzania. Aquí se cambiaron las flechas direccionales.
  
Paradojalmente, los que  adulaban  a los humildes fueron los encargados de hundirlos en la condición de malón fronterizo o de barrabravas de las canchas de fútbol. Con lo que, de paso, se detenía la movilidad social ascendente, característica del “granero del mundo”.
  
En adelante, los más pobres fueron mantenidos en esa condición, para que halagados en tanto que clase social, se transformaran en votantes dóciles de los que les proponían “mañana mermelada”: rehenes de una quimera, dulce para los labios, amarga para las entrañas. Y como esas masas eran mayoría, legalizaron la ruptura republicana en nombre de la “justicia social”.
  
Por migraciones internas ese malón se instaló en el conurbano bonaerense; todavía obreros, pero ya maleados por la promiscuidad, el analfabetismo y la demagogia.
  
La antinomia “Civilización o Barbarie” adquiría ahora un sentido cabal (del que había carecido en tiempos de Sarmiento).
  
Mientras tanto, las clases medias —en buena medida de origen inmigratorio—, en todos sus estratos (las altas ya habían desertado de su vocación política), abandonaban los principios morales que les transmitieran sus padres, en aras del hedonismo más craso. No hay que olvidar que el “fare l´America” había calado hondo en la psicología y sociabilidad argentinas.
  
La coima, el enchufe, el prevaricato y las mil forma estafatorias se instalaron para quedarse. Pues, tal ruindad se acentuó en períodos más recientes, merced al rol relevante que alcanzó la televisión con sus paradigmas faranduleros. A las muchachas que salían semidesnudas en la televisión ya no se las llamó rameras sino “modelos” (ideal estético y profesional de las niñas de la mejor sociedad). Por una heladera en cómodas cuotas mensuales la denominada “gente” estaba dispuesta a sacrificar su decencia política.
  
Esto, tan pueril, implicó, no obstante, un cambio cualitativo. En pos de tales ídolos mediáticos nuestro pobre pueblo, en sus diversos setos, se fue emputeciendo. Unos, por miseria material: los otros, por miseria moral. El robo y la violación adquirieron patente social.
  
Después, a partir del menemismo y del cierre industrial, las periferias urbanas se llenaron de desocupados, dedicados en gran medida a diversas formas delictuales (junto a los agregados de una inmigración limítrofe indiscriminada). De nuevo: miseria moral, miseria material prodigadas, nada bueno auguraban. Al presente, el trágico “caso Candela”, con su serie de entresijos familiares criminales, es como una radiografía barrial y zonal.
  
Entonces, contra viento y marea, cuando nadie lo esperaba, en 1982, vino la Guerra de Malvinas, que por unos meses nos devolvió la estatura de país, nos despertó del largo letargo y nos hizo creer que nos habíamos reencauzado en nuestro destino austral.
  
Con la Cruz del Sur como sino y como signo. Lamentablemente, fuimos derrotados —más por la conspiración interna que por la agresión externa—, y como las desgracias no suelen venir solas, nos trajeron la “Democracia de la Derrota”.
  
“La Democracia para los enemigos”, decía el rey persa Cambises II. Los anglosajones hicieron suyo ese aforismo y nos lo aplicaron. Caseros fue un triunfo brasilero: pero lo peor, dijo Ernesto Palacio, fue que se festejó como una victoria nacional. En ese error de concepto radicó el mal de un siglo.
  
Desde junio de 1982 se repitió la historia: “La Democracia que supimos conseguir”. Que consiguieron “nuestros bravos muchachos”, tuvo que aclararle al Presidente Raúl Alfonsín el ex ministro británico David Steel, en 1983, en Madrid, en la reunión de la Internacional Liberal. Tuvimos, pues, los consecutivos “gobiernos de la derrota”, cada uno peor que el otro.  En ese estado de las cosas hizo su presentación el kirchnerismo, y, con él, tocamos fondo.
   
  
II. EL MODELO KIRCHNERISTA
  
El modelo económico neokeynesiano lo había aplicado con relativo éxito el ministro Roberto Lavagna. Había que privilegiar la variable del consumo, para que desde la demanda se hiciera crecer el PBI. Condiciones necesarias: amplias reservas de divisas, superávits en la Balanza de Comercio (merced al “viento de cola” que incentivaba la exportación de soja, con sus respectivos impuestos y retenciones, además de la revaluación del dólar), concluir con el “default”, y obtener superávits o, al menos, equilibrios fiscales (acentuando la presión sobre la recaudación impositiva). En tales condiciones se podría reiterar el “modelo inclusivo”, que iniciara el peronismo originario.
  
Néstor Kirchner lo adoptó dogmáticamente, y, como suele suceder en tales casos (como había acontecido con la “convertibilidad” de Domingo Cavallo), un expediente pragmático, pasablemente útil de modo transitorio, estereotipado, se desfiguró.
  
El crédito externo no volvió (¡menos mal!): las reservas monetarias se mantuvieron estables: el precio de la soja (por entonces) cayó y, al querer compensarlo con el aumento de las retenciones, se generó la reacción del campo, que se pasó a la oposición y ganó la batalla parlamentaria de la resolución 125. Y el dólar se fue retrasando.
  
Lo peor vino por el lado del erario: el superávit fiscal se esfumó. ¿Por qué? Por los miles de millones en subsidios que aumentaron exponencialmente el gasto público. El conurbano bonaerense —¡gran elector!— quedó prácticamente becado: el precio de todos los bienes y servicios debió ajustarse, no a su costo natural, sino a lo que podía pagar el desocupado del Gran Buenos Aires. Gas, electricidad, trenes, trigo, carne, combustibles, leche, etcétera, fueron sometidos a un sistema sin márgenes  de rentabilidad. Cayó la producción de dichos bienes y la inversión en esos servicios.
  
Un caso ejemplar de lo dicho lo constituye la crisis ganadera. Para apreciarla hay que examinar la diferencia que va desde el año 2008 hasta el presente 2011, en los siguientes rubros:
          
Área destinada a la ganadería: menos de 8 millones de ha.
Número de productores ganaderos: menos de 11.000
Stock cabezas de ganado: de 56 millones a 46 millones
Precio cortes en carnicerías: más del 300%
Consumo cárneo p/ habitante: de 70 a 50 kg.
Fuente.  “Hoy”, La Plata, 19 de setiembre de 2011, pág. 3.
  
Al disminuir la oferta, e incrementada la demanda, apareció la inflación de costos.  Sin embargo, las becas prosiguieron, tornándose colosales. De acuerdo con estimaciones de consultoras económicas: “el monto de los subsidios per cápita aumentó desde 2006 alrededor de un 1.000 %. En ese momento, cada habitante argentino recibía $ 166. Ahora ese monto está casi en 2.000” (Cabot, Diego: “Subsidios para todos, injustos y caros”, en “La Nación”, Buenos  Aires, 4 de setiembre de 2011, sección Economía y Negocios, pág. 15). Suba que explica el cambio de la votación desde el 2009 hasta ahora.
  
El economista Orlando Ferreres ha aportado buenos datos sobre estos temas. Lo principal que destaca es la ausencia de inversión reproductiva, que trece años atrás era un 10,4% del PBI, y que ahora ha descendido al 8,7% del PBI. Noticia que comenta de esta forma: “Ahora, por falta de inversión reproductiva, existen bastantes cuellos de botella en el sistema económico argentino. Se cubren con importaciones crecientes. Esto dificulta a la vez el balance comercial, que se achica.  En algunos sectores, como la energía, se favorece el consumo al mantenerse por más de diez años congelados precios en pesos para la gran mayoría de los consumidores residenciales”.
  
Agrega que dado el precio de los servicios energéticos no hay incentivos para la inversión. Por otra parte, señala Ferreres: “Como estos productos —gas natural, electricidad, agua, etc.— se venden debajo del precio de costo, el Estado debe pagar la diferencia, que ha crecido vertiginosamente en los últimos años y ahora se ha vuelto casi incontrolable”.
  
Falta inversión y sobra consumo subsidiado. Se invierte más, pero en rubros que no generan trabajo. Eso lleva a un colapso, por un principio de Economía Política que dice que: “La inversión produce riqueza y ocupación. El consumo improductivo no reproduce el capital” (“Las debilidades del modelo.  Por qué falta más inversión”, en “Noticias”, nº 1811, 10 de setiembre de 2011, págs. 41-42).
  
Como fuere, lo cierto es  que de esa manera, al presente los gastos han superado a los recursos, maguer los denodados esfuerzos de Guillermo Moreno. ¿Entonces?
  
Entonces, se ha apelado a las dos únicas posibilidades de financiamiento que el Gobierno ha hallado a mano: el Banco Central y la Anses. Los fondos aportados por los trabajadores a lo largo de su vida han servido para diferentes operaciones: para jubilar a los que no habían aportado nada, para subsidiar universalmente a los niños, para las jefas y jefes de hogar, para pagar obras públicas, para gastos electorales, para auxiliar a las empresas automotrices y los bancos, etc. Para lo que fuere, salvo mejorar las jubilaciones de los aportantes.
  
Y el Gobierno adjudicándose ante el pobrerío esas colocaciones, como si hubieran sido hechas con el dinero del Erario, y no con el de la Anses. El Banco Central, luego del incidente Redrado, dispuso de sus reservas, e incentivó la emisión: igual a inflación de demanda. El “modelo” se empantanó.
  
Añadamos estos datos: cuando hablamos del B.C.R.A. nos referimos las llamadas “reservas de libre disponibilidad”, que son las que cuentan. Dichas reservas que en el año 2009 ascendían a 16.300 millones de dólares al presente van cayendo hasta 7.000 millones. Esa cantidad no alcanzará para cubrir el déficit fiscal que este año será del orden de los 7.500 millones de dólares. Luego, deberán reducir los subsidios (17.000 millones de dólares) drásticamente, y elevar el dólar a cinco pesos por lo menos.
  
Todo esto sin registrar la eventualidad de la contracción de los volúmenes y precios de las exportaciones argentinas a Brasil y China, por razón de la crisis mundial, que hará desaparecer el antiguo “superávit gemelo” de la Balanza de Comercio.
  
Al mismo tiempo, la Argentina se resumió en el sistema de las Tres Íes: Inseguridad, Inflación e Injusticia. Veámoslas un poco por separado.
   
   
III. LAS TRES ÍES

— Inseguridad. Interrogado un amigo de la ciudad de Santa Fe por el emplazamiento de esa capital provincial, tan húmeda como calurosa, me explicó que a la época del traslado desde Cayastá se quiso protegerla del ataque indígena, enclavándola entre la laguna Setúbal y el río Salado. “Lo malo —me añadió—, es que ahora tenemos a los indios adentro”. En verdad, eso sucede en general con todas las periferias urbanas, con sus cinturones villeros, que van ahorcando la seguridad ciudadana, asfixiando la convivencia humana; pero se da especialmente en el conurbano bonaerense.
  
Conforme a estudios de factores sanguíneos en grupos raciales, se encontró que la participación amerindia, que en la metrópoli era del 5%, “se incrementaba en el primer cordón al 11% y en el segundo al 33%”, aumento que “viene a cuenta de las sucesivas migraciones que llegaron especialmente a los suburbios porteños a lo largo del siglo XX” (“Al final… ¿llegamos de los barcos?”, en “LNR - La Nación Revista”, 4 de setiembre de 2011, nº 2200, pág. 34).
  
Migraciones que en las últimas décadas se han integrado con personas provenientes de los países vecinos (principalmente paraguayos y bolivianos). Sobre esos amerindios debió haber actuado la evangelización y civilización intensivas, fomentando la cultura del trabajo.  Pues, sucedió todo lo contrario. Se los libró a la barbarie, el alcohol, la droga, la vagancia y el delito. Todo eso muy bien fomentado. Así les fue y así nos fue.
  
Más allá de las familias decentes que habitan en esos cordones, lo cierto es que en dichas villas hallan aguantadero las bandas organizadas de maleantes que secuestran, matan, violan y roban a placer. La gente normal encerrada en sus casas enrejadas, los bandidos dueños de la calle, y la policía maniatada (y a la larga, involucrada).
  
Todos a defenderse del malón y nadie a atacarlo. Es el método de la “zanja de Alsina”, cuando lo que se impone es la embestida de los “blancos de Villegas”. Hay que sanear esas periferias. Pero: ¿quién le pone el cascabel al gato…? Nadie, y menos que menos el Gobierno, porque esos delincuentes son sus votantes más fieles.
  
En efecto, ese crecimiento suburbano se ha convertido en el vector central de las elecciones. Acaba de mostrarlo Natalio R. Botana. Tras indicar que la Provincia de Buenos Aires representa casi el 39% de la población total del país, y que el Gran Buenos Aires significa el 63,46% de esa primera provincia argentina, señala que: “Esta estructura es una de las claves que permiten explicar la supremacía electoral en las elecciones del 14 de agosto pasado, donde la alta participación del 78,67% sobre el padrón electoral se  tradujo en la emisión de 22.705.378 votos. Al mismo tiempo, en la provincia de Buenos Aires 8.804.014 ciudadanos, con lo cual el  porcentaje en relación con el total es prácticamente equivalente al del Censo Nacional. ¿Qué factores podrían equilibrar este platillo de la balanza?  ¿Hay alguna provincia capaz de hacer frente a semejante coloso? En principio, el asunto no sería tan grave si una o dos provincias tuviesen la enjundia electoral suficiente para sobresalir sobre el 81% restante. Lamentablemente, no es así. Si sumamos los sufragios emitidos en los tres distritos que le siguen en importancia —la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y las provincias de Córdoba y Santa Fe— el resultado alcanza a 5.656.559, muy lejos aún del volumen bonaerense; para llegar a los 8.804.014 de la provincia de Buenos Aires es preciso añadir los 3.082.532 sufragios de otro lote formado por las provincias de Mendoza, Tucumán, Entre Ríos y Salta. Impacta esta desproporción: la provincia de Buenos Aires es como un gran recipiente que contiene a los electorados de esas siete provincias. Esta disposición de las cosas es bien conocida por el justicialismo en sus diferentes variantes a lo largo de estos 27 años de democracia. En estos días, el Frente para la Victoria, que encumbró a la Presidenta con 10.762.217 sufragios (el 50,24%) de los votos afirmativos, de los cuales 4.360.800 corresponden a la provincia de Buenos Aires) bien podría enarbolar la sentencia que dice: yo represento más de la mitad del voto bonaerense” (“El Leviatán bonaerense”, en “La Nación”, Buenos Aires, 15 de setiembre de 2011, pág. 17).
  
No es éste el lugar para considerar la solución de la cuestión del conurbano bonaerense. Empero, digamos una palabra al respecto. Ya por fines de la década de 1950, el Padre Leonardo Castellani, en la revista “Dinámica Social”, observaba que el problema del Gran Buenos Aires se había vuelto insoluble en sí mismo y que, por eso, se imponía sanearlo drenándolo como al Riachuelo.
  
Es obvio que había algunas medidas a la mano. Una, establecer el costo kilométrico de los medios energéticos; de modo que las industrias que quisieran abaratar costos de insumos deberían trasladarse lo más cerca que pudieran de las fuentes de energía. Así se crean diversos polos de desarrollo y ciudades satélites, tal como se hizo en Alemania Federal después de la guerra.
  
Otra, fundar colonizaciones agrícolas, por ejemplo, de productos tropicales en Formosa, con canalización del río Bermejo, y de frutales aptos para el frío en el valle del río Chubut, o en el norte de Neuquén, con el agua del Barrancas. Hacia esos sitios se transferirían masas de población.
  
Una tercera, desviando los embarques de exportación porteños, por tasas diferenciales, por los puertos de Quequén e Ingeniero White.  Trasladando la Capital Federal, dividida en: la administrativa a Viedma y la cultural a Salta. Controlando cuidadosamente el ingreso de indocumentados por las fronteras del norte. Impidiendo la instalación de villas miseria, como se ha hecho en San Luis. Etcétera. No vamos a hacer arbitrismo. Simplemente queremos subrayar que hay que hacerse cargo del problema de los cordones suburbanos, y no metiendo, como los avestruces, la cabeza en la tierra.
  
Bien, además de lo demográfico, está el problema de los costos presupuestarios. Con tanta corrupción gubernamental, no queda dinero para construir cárceles. Luego: excarcelaciones múltiples, y “garantismo” a rabiar. Resultado notorio: la inseguridad centuplicada.
  
Acá es donde tengo una sugerencia destinada a aquellos que dicen querer combatir la inseguridad.
  
Al concluir la Gran Guerra, de 1914-1918, Francia desmovilizó a sus tropas. La industria estaba paralizada y los excombatientes no encontraban trabajo. Se dieron al robo. No el registro de los delitos contra la propiedad, comunes a todas las sociedades. No. Lo que  aconteció fue la aparición de un fenómeno social masivo, para cuya represión no había cárceles posibles.
  
Entonces los dirigentes de la Tercera República se acordaron de la existencia de la Guyana francesa.  Y hacia Cayena partieron en adelante buques cargados de condenados por reincidencia en asaltos a mano armada. El sitio ecuatorial era bastante inhumano: tal como se ha pintado en la novela “Papillón”. Llovieron las críticas, por la violación de los derechos humanos. Empero, el Gobierno francés se mantuvo firme, y consiguió controlar la situación criminal. La amenaza de la deportación cundió con fuerza ejemplarizadora. Luego, se restableció el ritmo de la producción industrial y creció la oferta laboral.
  
Pasó el vendaval delictivo. Los hurtos y afines volvieron a ser un problema individual, no social. Se cerró Cayena. Y ese penal pasó a la historia.  Bien. Pues nosotros tenemos nuestra Cayena. Que no es para nada calurosa. Nos referimos a la Isla de los Estados. Territorio argentino, abandonado por el Estado nacional y provincial (dato seguramente vinculado a los Tratados de Madrid firmados por el canciller Domingo Cavallo). Allí estuvo el “faro del fin del mundo” (Julio Verne). Allí el gran Piedrabuena instaló un penal.
  
En 1982 se había comenzado a erigir el pueblo “Crucero General Belgrano”, pero, entre los primeros actos de gobierno de Raúl Alfonsín estuvo el de la paralización de las obras emprendidas. El despoblamiento continúa hasta el presente. Prueba acabada de la “democracia de la derrota”, antes enunciada. La Isla goza de una fauna y una flora excelentes.
  
Por eso, se me ocurre que es el sitio ideal para restablecer aquella antigua cárcel para Reincidentes que funcionara en Ushuaia. Pero con una notable diferencia. Acá se trataría de un penal abierto. Los reclusos reincidentes serían llevados en buques hasta la isla y dejados allí, con suficientes alimentos, abrigos y elementos de construcción. Lo demás correría por cuenta de ellos. Podrían autogobernarse o lo que fuere. Y permanecerían allí hasta que la ola delictiva amenguara.
  
Con el añadido de que el Penal al tiempo que promovería la Seguridad, contribuiría a la Soberanía atlántica, dada su proximidad con Malvinas (Es lo que hizo Cook con los presos que llevó a Australia). Ahí dejo esta sugerencia.
  
— Inflación. Viene la inflación, de la que es casi inútil hablar porque toda ama de casa la comprueba diariamente en el supermercado. Aún está controlada —a pesar de ser la más alta del mundo—, pero se puede desbocar. Eso puede acontecer por el inmenso gasto público no reproductivo. Por las “becas” de las que hablábamos más arriba. Al fin de cuentas la gran crisis mundial de estos días es por razón de los déficits fiscales. Todos los países centrales  están haciendo ajustes inmensos.
  
No es absurdo pensar que acá va a suceder algo similar. El Gobierno dice que no quiere eso. Pues, ningún Gobierno ha querido renunciar al “Welfare State”, y hoy, a regañadientes están arriando velas y hachando gastos superfluos.
  
No obstante, resulta que la inflación ha tenido un efecto electoral sorprendente (para los dirigentes opositores que la condenaron durante la campana). Las clases medias bajas, que equivocadamente se suponía adversas al gobierno —especialmente por el impacto de los escándalos estruendosos y sucesivos (Schoklender-Bonafini, Zaffaroni, Jaime, Miceli, Antonini Wìlson, Skanska, Morgado-Rachid, etc., etc.)—, no sólo no se han inquietado por las mentiras obvias del INDEC, sino que han apostado a la inflación.
  
Es el voto-cuota. Los electrodomésticos comprados a créditos fijos de largo plazo, cuya deuda la inflación puede licuar. Ni qué decir de todos aquellos que han comprado automóviles o motos nuevas, a cincuenta meses sin interés: todos ellos son partidarios a muerte del “statu quo”.
  
No hagan olas. Este año la producción automotriz duplicó la del año pasado. Cientos de miles de nuevos automovilistas. ¿Cuántos de ellos se interesarían por las denuncias de Carrió, de Alfonsín o Duhalde…? Fare l´America. Hedonismo craso. ¿Recuerdan? Se creen “vivos” porque piensan jorobar a las concesionarias  merced a la inflación. Las empresas cuando cubren diez cuotas ya saldaron el precio. Y, entre todos echan nafta al incendio monetario. Después se verá.
  
— Injusticia.  Y queda la injusticia. Que, como es sabido, es más vieja que el mundo. Pero que en la Argentina bate records mundiales.  Tomen un solo caso. El de ese juez federal de la ciudad de Buenos Aires, maricón famoso y asumido, pescado en un burdel para invertidos. Este caballerito, que se construyó una casa cuyo precio excede largamente sus emolumentos, fue acusado de enriquecimiento ilícito. En ese carácter tuvo que resolver una denuncia contra el matrimonio presidencial por el mismo delito de enriquecimiento ilícito del que él estaba imputado. Por supuesto que la archivó en forma acelerada.
  
Impertérrito, continúa recibiendo cuanta acusación roce al Gobierno, y en todas actúa como era de esperar (vgr.: admitiendo a la Bonafini ed altri como querellantes en la causa en la que hace rato debían figurar como imputadas).
  
Pero el problema no es él, sino la sociedad, la dirigencia que tolera su conducta. Ya se sabe: “la culpa no es del chancho…”
  
Dos camaristas que resolvieron que las armas argentinas que llegaron clandestinamente a Ecuador y Croacia, no salieron por vía de contrabando. Así, Carlos Saúl Menem pudo seguir apoyando  al Gobierno en el Congreso. Y ni qué decir de los departamentos que Eugenio Raúl Zaffaroni alquiló a una madama para su “vivienda personal” (las cinco residencias…) y donde, como era de presumir, funcionaron prostíbulos (máxime dados los montos de los cánones cobrados, el doble de los usuales).
  
Escándalo que hasta ahora sólo ha provocado adhesiones de Academias y Universidades Públicas al referido juez. La conclusión obvia es que en este país se ha quedado sin justicia.
  
Luego: inseguridad, inflación e injusticia. Establecidas, consolidadas.
    
   
IV. ELECCIONES
  
Computando todos los elementos antes descritos, se puede entender lo acontecido con las elecciones recientes. Sin entrar en la consideración del fraude cometido (en una mesa del circuito comicial de la Catedral en La Plata, apareció un sobre con un voto para el Frente para la Victoria con un billete de cien pesos, olvidado por la beneficiaria… En otra, doña Cristina obtuvo el cien por ciento de los votos, a pesar que de que allí habían votado los fiscales de los partidos opositores.
  
El ministro Randazzo, con sólo el 2% escrutado, adelantaba la cifra con sus decimales exactos que se anunciaría al final; la empresa electrónica encargada del escrutinio es la misma que digitó un fraude escandaloso en la Venezuela de Chávez, donde los resultados fueron exactamente al revés de lo registrado en las encuestas previas, etc.), cabe dar por hecho que el kirchnerismo cuenta con el apoyo de la mitad de la población (en la otra mitad, los más destacados son los votos en blanco).
  
Ante esos sufragios, como frente a un Buda, los democratistas inclinan la cabeza y se van a llorar en la obscuridad su desolación popular. “¡Volonté Générale!”, roussoniana. El Pueblo Soberano, de los hipócritas. Frente ese Moloch de papeletas se rinde la voluntad de la oposición. Total, el “pueblo nunca se equivoca”, salvo… cuando se equivoca.
  
Por otra parte, ninguno se pregunta por qué fallaron sus cálculos.
  
Nada quieren saber de un voto social, de clases sociales. De los desocupados becados y de las cuotas de los créditos clasemedieros. Becas y cuotas sumadas daban el triunfo al Gobierno. Y “fútbol para todos”: pan y circo (“Tinelli y el plasma”, en la frase que tantas críticas le aparejó a Biolcati).
  
Del malón y del hedonismo que ahora le pasaban su cuenta al país.  Al respecto, no debe olvidarse que el Estado Nacional está gastando alrededor de 230.000 millones de pesos en lo que denomina “Gasto Público Social”. Es decir de un “gasto” del que vive “casi un tercio de la población argentina”, y el  cual forma parte “de la más formidable red de contención y clientelismo que haya conocido la democracia desde 1983” (Díaz, José Antonio, “Oposición de pitufos”, en “Noticias”, nº 1810, 3 de setiembre de 2011, pág. 38). Hoy, dicho gasto irreproductivo constituye un 4,1% del PBI.
  
Asimismo, debe tenerse presente que para los referidos “becarios” no ha existido ninguna otra consideración. Verbigracia: Schoklender no les ha hecho ni mella. Y tanto que la gorda Bonafini, en vez de estar escondida en su casa, se ha dado el lujo de instalarse en primera fila entre los que festejaban el triunfo del Frente para la Victoria.
  
Mientras los locutores y comentaristas de todos los canales de TV pujaban entre sí para ver quien se quedaba con los laureles de la mayor obsecuencia a CFK, los sesudos asesores de los grandes diarios divagaban, queriendo desviar los tiros hacia la dirigencia opositora (que como todo el mundo sabe, no brilla ni por su inteligencia ni por su prudencia).
  
A propósito, al día siguiente de los comicios, el Gobernador Scioli, tan contrito y rezador él, nombraba ministra de Educación de la Provincia de Buenos Aires a una hermana del rey de la TV kirchnerista, Diego Gvirtz. ¿Tendrán alguna relación estos asuntos…? En todo caso:¡habrá que ver lo que va a hacer esta señora con los colegios católicos!
  
También veremos qué pasa con la anunciada leyes de despenalización del aborto, vientres de alquiler, supresión de crucifijos en lugares públicos, eutanasia y otras joyitas “igualitarias” y “progresistas” que tienen en carpeta ( que, ¡oh coincidencia!, son las mismas que desde los organismos internacionales —como la UNASCO— impulsa la Federación de Redes del Atrio, nuevo nombre de la Masonería Ampliada).
  
La anterior digresión nos lleva al meollo de la cuestión. En las centrales empresarias habría temor por una acentuación de la política “populista”. ¡No! ¡Que se queden tranquilos esos caballeros! Nada de “populismo”. A lo sumo cuando los gobernantes efectivos (Carlos “el Chino” Zannini, Horacio “el Perro” Vertbisky, Nilda Garré, Juan Manuel Abal Medina, Juan Cabandié, Eduardo “Wado” de Pedro, José Ottavis y “el Cuervo” Andrés Larroque) lo estimen oportuno, se aplicará una economía colectivista.  Pero de “populismo” ni una palabra. Sólo marxismo puro y simple. Claro que al modo neo-Montonero de “La Cámpora” (con Gramsci y la Escuela de Frankfurt, asociados al imperialismo financiero).
  
Porque ése, y no otro, es el totalitarismo que nos espera.
  
Entonces sí, la Argentina habrá tocado fondo.  El fondo del fondo.  No habrán dejado ni una luz al final del túnel.  Carlos Kunkel podrá sacar el sol de la bandera para reemplazarlo con el pañuelo blanco de las Madres de Plaza de Mayo, la Barrick Gold extraerá los miles de toneladas de oro sin control alguno, sin pagar impuestos y la imagen del Che Guevara se entronizará en todas las aulas. El “capitalismo de los amigos”, o de los multimillonarios izquierdistas (la Presidenta ha declarado este año 76.728.639 pesos de capital, cuando en 2002 declaraba $ 2.239.515; los ministros Héctor Timerman y Juan Luis Manzur crecieron un 74% en su patrimonio en un año; los jefes de la SI, ex SIDE, Francisco “Paco” Larcher y Héctor “Chango” Icazuriaga han incrementado sus patrimonios en un 1.000% y en un 3.140%, respectivamente; el gobernador de la provincia de Tucumán, José Alperovich, pasó de $ 3.261.309 en el año 2006 a $ 20.627.274 en el 2011), que es muy congruente con la persecución solapada a los productores rurales, se habrá impuesto sin limitaciones.
     
   
KAPUTT

Dicen que los clavadistas y buceadores necesitan llegar hasta el fondo de la pileta para impulsarse con los pies hacia arriba. ¿Será ese el caso de la antigua República Argentina? ¡Dios dirá!
  
En cualquier caso, debe recordarse con Boixadós, que la Argentina es un país misterioso, en donde, cuando menos se piensa, salta la liebre. Roguemos para que ese dato no previsible acontezca, y que sea pronto.
   
Enrique Díaz Araujo
  

20 comentarios:

Anónimo dijo...

Ademas de rogar habria que hacer concretamente para que saltesino si que Kput...

Anónimo dijo...

liebres hay muchas .falta el perro y el cAzador que las haga saltar. lo de la Isla de los ESTADOS HACE TIEMPO QUE SE COMENTA EN CONVERSACIONES DE AMIGOS.ES UNA EXCELENTE IDEA

Anónimo dijo...

excelente comentario: lo que viene 1) las reservas de libre disponilidad ya no existen al 26 de noviembre de 2011 2) 5 pesos es erroneo si se cuentan las reservas para la base monetaria, el precio del dolar es 6.67 pesos aproximados 3) como hacen subversion econòmica tambien hacen subversiòn matematica, es decir cuentan como reservas 5 mil millones prestados ( que tienen que devolver ) a eso hay que restarles los vencimientos por 5 500 millones en total desde fin de año en adelante 4)o cambian el bochornoso signo monetario,dolar como moneda de curso legal no forzoso o hay confiscacion, con el retiro de los subsidios,la hiper esta a la vuelta de la esquina y salta violeta...6 meses de vida. daniel jorge

Anónimo dijo...

Excelente analisis. Un capitulo aparte podria ocuparse de los vencimientos de la deuda externa que debe afrontar el pais, los que rondan los 16.000 millones de dolares, y que van a ser pagados con las reservas del Banco Central y con mas endeudamiento... como siempre.
Edgardo

Anónimo dijo...

anonimo. se siguen equivocando isla de los estados para que??? como decia Rosas;..."que de esa raza de monstruos, no quede uno entre nosotros"...isla chacarita recoleta o jardin de paz. el vikingo

Anónimo dijo...

estado marxista en formacion?? eso fue escrito en un libro en el 2002, es decir esa tesis ya tiene propiedad intelectual no recuerdo bien su autor pero deberia ser el presidente de argentina por haberlo visto mucho antes. eduardo

Anónimo dijo...

El problema es que si la liebre salta, no hay nada nuestro organizado, estamos igual que en el 2002 y de que estado marxista en formacion me gablan...??? Hace mil años que estoy escuchando eso... Vamos a tener otro Rajoy para darnos otra vueltita por la calesita de la dialectica de la globalización(ajuste mas orto que doxo)...desgraciadamente muchos gansos que hoy graznan por esta mierda se van a poner contentos de tener otra con diferente olor...mientras van todos los dias al laburo caminando por que el bondi cuesta 10 mangos...

Anónimo dijo...

edgardo. esos 16 mil millones son impagables con reservas. haga la cuenta hay 46000 restando los 5000 prestados y 5500 de vencimientos diciembre del 2011 y marzo del 2012 quedan 30500, aca el peso esta a 6.67 sumado el deficit fiscal y deficit de la balanza comercial. reste los 16000 que hace mencion y de reservas quedan 13500 millones. con ese pago el peso se va a 9.70 por dolar. nadie va a prestar esa suma con las reservas en ese nivel. antes salta la liebre. y para el anomino del bondi a 10 mangos. la libre salta, no se fija quien tiene armando algo o no. es decir si tira una piedra al cielo seguramente caerà independientemente de que encuentre casos en la cabeza de los infortunados potenciables golpeados. daniel jorge

Anónimo dijo...

Asi es estimado Daniel. Segun lei por ahi, de los 16.000 millones de dolares que hay que pagar creo que con la reservas del Central se pagaran unos 5.000 millones nomas, pues ya no queda mas plata. De modo que si o si tendran que arreglar con los organismos de credito (FMI y Club de Paris especialmente) para poder tomar mas deuda y seguir pagando.
Edgardo

Anónimo dijo...

al anonimo de otro rajoy. conoce a alguien que pudiera ser un rajoy en argentina? aca va a ver estallido social y enfrentamientos, por medio de elecciones no hay ningun rajoy, al naco de macri solo tiene personeria local por ende no es presidenciable. quien duhalde? se cumplirian las profesias de don orione, etc. no hay un rajoy hay una Junta. el vikingo

Anónimo dijo...

Ya lo se por eso lo estoy diciendo...el anonimo del bondi a 10 mangos

Anónimo dijo...

ud. cree que la Junta harìa de rajoy, esta equivocado. 1) se cambia el signo monetario volvemos al anterior art. 617 del c.civil, el dolar no va a ser mas moneda de curso legal, el peso de la convertibilidad pasa al olvido 2) salimos del mercosur de ser el profilactico de brasil 3) obviamente salimos de la unasur 4)deuda no se paga y todavia hay algo que resolver ¿ protecciòn a inescropulosos empresarios nacionales o a los consumidores nacionales? ni keynesianismo ni liberalismo, salir de la emergencia econonmica permanente, etc. etc. ha podemos alquilar un bondy a 10 mangos para enviar a los inmigrantes ilegales y otras yerbas por a sus chozas de origen. el vikingo

Anónimo dijo...

anonimo rajoy: dice:..."no tenemos nada nuestro armado", y bueno si desde el 2002 no armaron nada, como pagina de opiniòn muy bueno ahora en el armado politico? si se les acercan gente y la juentud vanguardia dice que algunos de los nuestros apoyaron a duhalde y trabajamos en algunos sindicatos, amen de alguna simpatia con el peronismo no k, bueno lògico como el bolero: pasaran mas de 1000 años muchos mas sin armar nada. lei por ahi un comentario del Sr. Ricardo Curuchet, seguro que es el hijo del que fuera director de cabildo en su epoca gloriosa, bueno quiza por ahi se arme algo. eduardo

Anónimo dijo...

Junta? y quien formaria parte de esa supuesta junta...cuando se pudrio lo de De ka Ruina inventaron a Duhalde...ya inventaran a Scioli o algun otro ademas para ser como Rajoy no hace falta mucho cacumen. Con respecto a lo del "armado" no todo ha sido asi como lo describe eduardo...hay mucho descompromiso desgraciadamente y en algunos casos exesivas exquisiteces pero bueno...
Salvo lo de la fantaciencia de la "Junta" algunas cosas que dice el Sr Vikingo no estan mal pero le falta salir del Fondo Monetario y dejar de endeudarnos permanentemente, estatizar la banca en su totalidad...etc etc

Anónimo dijo...

creo que no lee bien. dije no pagar deuda, dejar de que el dolar sea moneda de curso legal, ud.cree que eso es estar con el FMI??. mas endeudamiento implicaria algo de imposible cumplimiento. comprendera que es solo lo minimo puedo decir en superficie. en cuanto a lo de de la rua, lo que viene superarà en magnitud pero muy lejos de lo que fue eso. el mundo esta en guerra no cruenta y se libera en europa, dos vandos bien claros, el universalismo detras del euro y los nacionalismos emergentes, entendiendo a la naciòn como un ente justo y en algunos casos sagrado que no debe ser mezclado con otras cosas. la derrota del euro implica la derrota del universalismo, logicamente cambia todo.incluso geopoliticamente. aca sin embargo siguen atados a posiciones integracionistas que no llevan a nada, aun sectores que lamentablemente llaman la atenciòn. en cuanto a sus esquiciteses le dire que no son tales sino sustanciales diferencias: somos conservadores, jerarquicos, no tenemos nada que ver con pesudos partidos igualitaristas y democraticos como el pj en todas sus vertientes. pero primero la hacienda se pelearà entre si, despues JUNTA. el vikingo

Anónimo dijo...

Entiendo lo que dice...lo que no se de donde va a salir es la denominada junta y lo que es mas de donde va a sacar el poder necesario para gobernar...Lo demas comparto lo que dice...lo otro es como decir algo apelando a la bola de cristal,,,no sea cosa que la junta sea para restaurar el sistema no la Patria por que entonces si kaput.

Anónimo dijo...

hay que tener Fe hombre no solamente declamarla. atte. el vikingo

Anónimo dijo...

Fe en Dios...lo demas esta todo sujeto a discución, demostración y prueba...

Anónimo dijo...

discutir no creo que discutamos, la demostraciòn y la prueba la verificara ud. mismo cuando no quede vestijio de peronismo y aliados idiotas utiles ni radicalismo, macri,etc. etc. porque todavia hay un hombre honorable que manda en las ffaa y que no aceptò el indulto y se fue de la carcel para no hacer el rìdiculo. llegado el momento actuarà. atte,el vikingo

Marca de Rosas dijo...

Vikingo,

Usted dice: "porque todavia hay un hombre honorable que manda en las ffaa y que no aceptò el indulto y se fue de la carcel para no hacer el rìdiculo. llegado el momento actuarà."

Le pregunto, ¿quién es ese "hombre honorable" de las Fuerzas Armadas?

Yo conocí (no en persona, claro está) a un Camarada Honorable, Héroe de Malvinas, Nacionalista, Rosista y Católico (amante de la Virgen María). Lamentablemente, esta gran persona murió hace algunos años.

Coronel Mohamed Alí Seineldín (Q.E.P.D.)

En Cristo Rey del Orbe, Justo Juez, Causa de Nuestra Esperanza.