miércoles, 20 de febrero de 2008

Pensar la Patria


CASTELLANI

Y LUGONES

H
ace un par de días reproducimos un texto del R. P. Luis Jeannot Sueyro, donde se citaba una frase del Padre Castellani sobre Lugones: “Sería un desastre para la Argentina que olvidase a Lugones”.
La cita nos invitó a buscar el texto entero. He aquí, entonces, el prólogo que el R. P. Leonardo Castellani escribió para su libro “Lugones”, que apareció en el tomo VIII de la Biblioteca del Pensamiento Nacionalista Argentino.


En el último año de su vida Leopoldo Lugones me honró gratuitamente con su amistad y su confianza. Yo no me di cuenta del intenso —y aun tormentoso— trabajo interno que entonces lo devoraba; y aún ahora me culpo de eso. Cuando estando afuera de la Capital me llegó la noticia de su muerte voluntaria, no lo quise creer. En nuestras entrevistas en la Biblioteca del Maestro solamente se patentizaba un extraordinario fervor patriótico y católico —efervescencia por momentos— que parecía prometer únicamente veinte años más de vida fecunda, y la complexión en mármol y oro del extraordinario monumento literario, “más perenne que el bronce”, que con todos los defectos o fallas que se quisiere, constituye incluso “trunco” un gran tesoro para este país.

Lugones fue un genio poético, malogrado en parte si quieren. Su mera existencia desmiente de hecho las apreciaciones despectivas sobre Sudamérica de Georges Guyau, Pío Baroja, Keyserling y otros: de que “la raza española no ha producido —ni producirá— una sola obra de valor universal” (palabras del primero). La “Oda a los Ganados y las Mieses” y “Romances del Río Seco” serán estudiados incluso en España por los siglos de los siglos —si es que aún quedan tantos plurales—, mostrando “nuestra capacidad para la más alta civilización”, en frase de Lugones; y si no fueren estudiados también en Francia y en Italia, será simplemente porque la poesía no se puede traducir; y ésta es poesía medularmente argentina.

En el prólogo a la obra póstuma “Roca”, Octavio Amadeo dijo que de Lugones quedarían solamente cuatro o cinco poemas en las antologías. Bastante más que eso: quedarán cuatro o cinco libros íntegros; y muchas piezas de sus otros libros, incluso de los llamados “de tanteo” — que llama Disandro “lo inmaduro”.

Sería un desastre para la Argentina que olvidase a Lugones. Incluso para su política tiene importancia; no digamos para su historia —siendo como es una gran estampa viva de este país en angustiosa muda biológica—; sobre todo la historia de la educación, en la cual él actuó —bien y mal— incesantemente; y de cuyas fallas fue en parte una víctima.

Sus “Obras Poéticas Completas” fueron editadas por España; y recientemente reeditados cinco de sus mejores libros de prosa, también por Aguilar, de Madrid. Sus dos mejores libros de prosa —truncos por su muerte—, a saber, “El ideal caballeresco” y “Misión del escritor”, no han sido aún editados. Sus libros editados aquí lo fueron por un israelita, Manuel Gleizer, “un verdadero israelita en quien dolo no hay”, como dice el Evangelio. Su patria no le ha hecho mucho caso; si no es que llamemos “patria” a la trenza política roquista, que le hizo dones con el fin de tenerlo atado. Esperemos que su verdadera patria cumpla al menos la humilde petición que, en nombre de toda la prosapia que en él se resumía, le dirigió no mucho antes de morir.

“Que nuestra patria quiera salvarnos del olvido
por estos cuatro siglos que en ella hemos servido”.

Padre Leonardo Castellani, S.J.

Día de Santa Teresa de 1963

3 comentarios:

Anónimo dijo...

http://www.edicionescatolicas.com/articulo3.asp?Id=1987

Me interesa proponer a la discusión de los lectores y columnistas este artículo de ediciones católicas.
SALUDOS CORDIALÍSMOS Y LOS MEJORES DESEOS EN CRISTO.

emilianomartinez dijo...

Estimados,

Los aliento a seguir comunicando las verdades que nuestra amada patria necesita para renacer de la oscuridad de progresismo, para poder encontrar el camino hacia un verdadero progreso mediante la conservación y la restauración de nuestros valores primigenios.

Mediante este mensaje, les informo que tengo a disposición un resumen de la Historia Argentina, contada por Ernesto Palacio.

Un gran abrazo.
Salud y Victoria para todos ustedes.

http://emilianomartinez.wordpress.com

Anónimo dijo...

Navegando por la web, encontré este blog que me resultó interesantísimo, y por supuesto mi deseo es compartirlo con todos los camaradas:
http://ordenacionalargentino.blogspot.com.
Sigan adelante!