miércoles, 27 de febrero de 2008

Cada vez son menos


¿APARECEN LOS
DESAPARECIDOS?

N
o son pocas las veces, ni desautorizadas las voces, a través de las cuales se ha puesto en evidencia la mentira de los treinta mil desaparecidos. Al igual que con otras cifras emblemáticas, ocurre que ésta no contiene ninguna verdad sino un mito útil a la propaganda marxista. Reducida y dialectizada la percepción de la realidad, es común que los ideólogos quieran numerarla, con el solo propósito de volverla más efectista. Los treinta mil desaparecidos no conforman ninguna verdad. Apenas un recurso mnemotécnico para mantener viva la guerra subversiva.

Hace más de una década y media que trascendió el caso de un prestigioso médico de Mar del Plata, que pedía que se lo retirara de la lista de desaparecidos por estar “vivito y coleando”. Hace algo más aún, un terremoto en México dejó como saldo una tranquilizante nómina de sobrevivientes, entre los cuales había no pocos de los dados por extintos a causa de la supuesta dictadura militar. En el “Ámbito Financiero” del 12 de septiembre de 1985, en nota titulada “Una respuesta no conocida del Ejército”, el periodista Carlos Tórtora informaba sobre una carta enviada por Eduardo Alberto Kurt Fuentes, por entonces residente en Estocolmo, a la Secretaria de Relaciones Públicas de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, Rosa Pantaleón. En la misma, solicitaba su baja de la nómina de desaparecidos, por cuanto se encontraba residiendo en Suecia desde abril de 1978, junto con su esposa, “en buen estado de salud y felices de vivir en su nuevo país”. Don Kurt, claro, figura en el “Anexo” del Informe de la CONADEP —editado por Eudeba en 1984 y curiosamente ocultado después— en la página 242, como “Persona desaparecida: Kurt Fuentes Eduardo. Lugar del hecho: Buenos Aires. Nº de actor: 02701. Fecha de desaparición: 1/1/78”.

En su momento, como consecuencia de la detención del cura Grassi, todo el mundo se enteró de que el Juez que llevó su causa —y luego súbitamente renunciante— era el Dr. Alfredo Humberto Meade. Pero muy pocos se preguntan si no será el mismo que figura en la página 288 del Anexo 1 del informe final de la CONADEP como detenido-desaparecido. El mismo que, a comienzos de octubre de 2001, dirigió las Jornadas sobre “Servicio de justicia, niñez y derechos humanos”, con expositores tan ecuánimes como la Nona Carlotto. El mismo, al fin y como decíamos antes, que inicia una acción legal contra un clérigo, motivada por la denuncia mediática de Miriam Lewin de García, ex militante montonera de confesa trayectoria.

¿A cuántos de estos casos de desapariciones y apariciones les habremos pagado los 250.000 dólares de indemnización? ¿Nadie va a reclamarles a Magdalena Ruiz Guiñazú o a Ernesto Sábato, el mal desempeño de sus tareas inquisitoriales? ¿Alguien reconocerá alguna vez que se ha estado mintiendo descaradamente desde hace veinticinco años con la cifra de las desapariciones? ¿Pueden los jueces de una nación ser antiguos terroristas, y proclamarse después esa misma nación en contra del terrorismo? Éstas y otras muchas, no son preguntas que tengan respuestas. Son preguntas que tienen indignación y estupor.

2 comentarios:

juanaragon dijo...

Qué dijo Ernesto Sábato del golpe de 1976 en la Argentina

*** Mayo De 1976. "Le agradecí personalmente el golpe del 24 de marzo, que salvó al país de la ignominia, y le manifesté mi simpatía por haber enfrentado las responsabilidades del gobierno. Yo nunca he sabido gobernar mi vida, menos podría gobernar un país", dijo Jorge Luis Borges, y los periodistas de Casa de Gobierno se sonrieron: ya tenían un titulo para sus notas.

*** El miércoles 19, Borges, Ernesto Sábato, Horacio Esteban Ratti, presidente de la Sociedad Argentina de Escritores y Leonardo Castellani, almorzaron durante mas de dos horas con el general Jorge Videla y con el general José Villarreal, secretario general de la Presidencia.

*** Todos pasaron al comedor privado. "El desarrollo de la cultura es fundamental para el desarrollo de una Nación", dijo Videla varias veces, y los demás asentían. A la derecha del presidente estaba el padre Castellani. A la izquierda, Ernesto Sábato. Enfrente Borges. Y a sus lados Ratti y el general Villarreal .

*** Videla, dijeron después los escritores, se dedicó a escuchar y les repitió varias veces que para él era un honor compartir esa mesa con tan importantes personajes.

*** Dijo a la salida a la prensa Ernesto Sábato: "- Es imposible sintetizar una conversación de dos horas en pocas palabras, pero puedo decir que con el presidente de la Nación hablamos de la cultura en general, de temas espirituales, culturales, históricos y vinculados con los medios masivos de comunicación. Hubo un altísimo grado de comprensión y de respeto mutuo, y en ningún momento la conversación descendió a la polémica literaria e ideológica y tampoco caímos en el pecado de caer en banalidades; cada uno de nosotros vertió sin vacilaciones su concepción personal de los temas abordados:

*** Siguió diciendo Ernesto Sábato: "Fue una larga travesía por la problemática cultural del país. Se habló de la transformación de la Argentina, partiendo de una necesaria renovación de su cultura".

*** Después le preguntaron su opinión sobre Videla: "-El general Videla me dio una excelente impresión. Se trata de un hombre culto, modesto e inteligente. Me impresiono la amplitud de criterio y la cultura del presidente".

*** En 1978, Sábato explicaría su posición en un articulo de la revista alemana Geo: "La inmensa mayoría de los argentinos rogaba casi por favor que las Fuerzas Armadas tomaran el poder. Todos nosotros deseábamos que se terminara ese vergonzoso gobierno de mafiosos", dijo, para explicar el golpe de marzo.

*** Y, mas adelante dijo: "Desgraciadamente ocurrió que el desorden general, el crimen y el desastre económico eran tan grandes que los nuevos mandatarios no alcanzaban ya a superarlos con los medios de un estado de derecho. Porque entre tanto, los crímenes de la extrema izquierda eran respondidos con salvajes atentados de represalia de la extrema derecha. Los extremistas de izquierda habían llevado acabo los mas infames secuestros y los crímenes monstruosos más repugnantes".

*** Y, para concluir dijo Ernesto Sábato: "Sin duda alguna, en los últimos meses muchas cosas han mejorado en nuestro país: las bandas terroristas han sido puestas en gran parte bajo control".

Anónimo dijo...

Estan las dos cosas y me constan, lo primero que a uno de mis primos los militares (marina) lo secuestraron, simplemente para robarlo, lo que lograron, no tanto dinero sino patentes que había comprado en Bélgica. Era empresario en ese momento (ahora retirado)con una única militancia : en el club River Plate. Antiperonista a muerte y anticomunista cerval, se chupó siete semanas en un cuartel, adonde lo amenazaron de muerte a el y su familia, y luego firmó y etc.etc. No lo torturaron ni le tocaron un pelo, pero no se si no es peor. Lo que había comprado en Europa le había costado unos 750/800 mil dólares de aquel momento. Hoy vive en Canada y quedó con un odio absoluto a los militares. Perdió su familia pues en ese momento su desaparición destrozó todo, y claro, nadie pensaba que podía ser de los militares, se pensó en un secuestro comùn y que se les habìa muerto (era un poco delicado del corazón). Siete semanas de desapariciòn dan la seguridad de una muerte. Su madre nunca lo superó con secuelas hasta que murió. Durante su cautiverio se entrevistó con un alto oficial de la fuerza, que conocía por verlo en la TV.Por otra parte conozco el caso de dos personas, un hombre y una mujer, que figuran en la lista de desaparecidos y están vivos en Portugal, lo que me consta con un encuentro casual, el más inesperado de mi vida. Enzo Pascal