martes, 10 de julio de 2018

Proclamas


ALGUNAS CONSIGNAS
POLÍTICAMENTE INCORRECTAS
PARA LAS ACTUALES
CIRCUNSTANCIAS

* Sí al Quinto Mandamiento; no al aborto.

* Toda vida vale si se vive respetando el Plan de Dios.

* No hay que probar que el embrión es persona humana desde el principio; sino que el demonio es homicida y mentiroso desde el principio; y que a él sirven activamente los partidarios del aborto.

* El vitalismo o providismo es una filosofía falaz, de peligrosa raigambre pagana y neopagana. Cristo es la Vida, y sólo por amor a Él, en Él y por Él, tiene sentido nacer, vivir y morir.

* Salvemos las dos vidas, si Dios así nos lo permite, si así se lo pedimos y ponemos nuestro mejor empeño. Pero hay santas, como Gianna Beretta Molla, que ofrecieron su vida para que viviera el hijo por nacer. Y hay filicidas feroces a las que hay que salvar de sus garras las vidas de sus hijos, así pierdan las de ellas.

* El aborto está financiado y promovido por el Judaísmo triunfante, no por el Nacionalsocialismo derrotado. En política también está mal abortar la realidad de los hechos y de sus personajes, aunque ellos resulten en las antípodas de nuestras convicciones.

* En el Tercer Reich estaba penado el aborto. La Unión Soviética de Lenín lo legalizó. En historia también está mal abortar la verdad de lo acontecido.

* Identificar al abortismo con el nazismo no es banalizar el holocausto. Es parte de un calculado sofisma conocido como reductio ad Hitlerum, inventado por el hebreo Leo Straus en 1951.

* El abortero Carlos Gastón Roma es masón, igual que su mandante, el siniestro Macri. Las masonas, por su parte, en estos días recientes de julio de 2018, a través de un comunicado de la Gran Logia Femenina Argentina, presidida por Mariela Rodríguez Ruiz, se han expedido a favor del crimen abortista. ¡Basta de callar los nombres de los verdaderos culpables! ¡Basta de temblar ante los hijos de las tinieblas! León XIII solicitaba por lo menos arrancarles sus máscaras.

* Pedir valentía es exigir que se señale de una vez la responsabilidad criminal de la judeomasonería, y la de la de la totalidad de sus sirvientes y cómplices enquistados en el oficialismo y en la presunta oposición. La cultura de la muerte que decimos rechazar, también debe obligarnos a no consentir –en ningún ámbito la muerte de la veracidad.

* Estar pendiente del voto de los diputados o de los senadores es justificar la prevalencia de la coima, de la ruleta electoralera y del número eventual y fluctuante por sobre el imperecedero Decálogo.

* Nadie debe permanecer un segundo de vigilia esperando el recuento de sufragios comprados y vendidos por los hampones del sistema democrático. Sus leyes perversas son insanablemente nulas frente a la Ley Divina. No seamos rehenes voluntarios de quienes usan el poder para comportarse como nuestros secuestradores.

* Santa Teresa pide no dormir porque no hay paz sobre la tierra; y hay que hacerle caso. Nos pide militar bajo la bandera de Cristo Rey; no estar atentos al tablero maloliente de los cuentavotos oficiales.

* No somos protagonistas de un Boca-River con localidades asignadas para cada bando en la Plaza del Congreso, y un cordón de seguridad en el medio. No debe importarnos ser más, sino ser héroes y santos. Sobrenaturalicemos la lid. Es nuestra mayor y más legítima ventaja.

* La Constitución ampara hoy la vida del embrión y mañana puede cambiar el artículo pertinente. Así son sus inicuas reglas de juego impuestas por el liberalismo.  Las Tablas del Sinaí, en cambio, son irrevocables. La Alianza con Moisés es más importante que el Pacto de Olivos. Sepamos en quién confiar.

* No amenace a un político con negarle su próximo voto. Amenácelo con la resolución de no ser jamás partícipe del sistema que los prohíja a él y a sus secuaces. Si se queda sin su voto hallará otros. Es su especialidad. Si se queda sin estercolero morirá, porque se alimentan de basura.

* Nadie está proponiendo el abstencionismo, ni el quedarse de brazos cruzados. Pero la omisión de la Verdad Entera  es más grave que la emisión de un error. Y el activismo que desprecia y margina a los testigos de la Verdad Entera, para poder contemporizar con el mundo y sumar adherentes, no es moralmente grato a los ojos de Dios.

* Estamos ante un combate de hondas raices teologales. Quien crea que es una competencia de plazas más llenas, de cacerolas más ruidosas, de estadios más repletos, de lenguajes más prosaicos y vulgares, de profesiones de fe democrática o de marchas más sincretistas, no puede conducir una genuina resistencia. Será funcional a la forma mentis de la modernidad.

* Cuidado con los flamantes valientes con carnet de militantes. Viven todavía los miembros de varias generaciones que pelearon en soledad y en aislamiento, durante décadas, sin patrocinadores ni estructuras ni medios ni redes sociales. Su osadía les valió cárceles, persecuciones y amenazas. En tamañas peripecias fueron dejados solos y aún acusados de extremosos, cuando no de poetas y soñadores.

* Macri no defraudó a ningún electorado. Una nación se defrauda a sí misma cuando se convierte en electorado y le entrega el gobierno a cualquiera de estos repugnantes malparidos de turno.

* Llamarlos traidores es suponer en ellos la categoría de la lealtad. Son rufianes de bandas delictivas intercambiables. Crápulas sin conciencia moral, sin honor y sin Fe Verdadera. Así funciona la partidocracia. Como una estructura de pecado. Hay que elegir el bien; si no hay bien no hay que elegir, y el mal menor es igualmente un mal. Hay que atreverse a quemar las naves.

* No le escriba a ningún senador. Son analfabetos morales, ágrafos éticos. Y si usa una carta, que no sea para considerarlos interlocutores válidos sino para repudiarlos.

* No hay que hacer la Revolución en sentido contrario. Hay que hacer lo contrario de la Revolución. Copiar los procedimientos del enemigo es haberse dejado seducir por sus criterios y modalidades.

* En buena hora los obispos quieran consagrar nuevamente la patria a la Virgen de Luján. Primero deberían pedirle a Nuestra Señora que los convierta en varones y en católicos.

* En buena hora asimismo quieran reaccionar los creyentes contra las anunciadas manifestaciones de apostasía pública. Pidamos entonces la abdicación de los pastores que no son garantes de la ortodoxia sino cómplices activos de la herejía.

* Ésta no es una batalla cromática sino teológica. Tampoco sentimentalista o sensiblera. Chupetes y escarpines queden al pie de la cuna. En la lid se alcen los pendones cristeros, los estandartes vandeanos, las aspas de Borgoña, el Cristo de la Legión y la bandera de Facundo.

¡RELIGIÓN O MUERTE!
¡VIVA LA PATRIA!
¡VIVA CRISTO REY!

Antonio Caponnetto

2 comentarios:

Unknown dijo...

Brillante don Antonio. A cada católico le queda luchar desde su trinchera. Cristo vence!

Unknown dijo...

Cuanta claridad para tanta confusión en la que estamos metidos.Adhiero a todas las proclamas... Viva Cristo Rey. ..