martes, 12 de noviembre de 2013

In memoriam

A 150 AÑOS DEL ASESINATO
DEL CHACHO PEÑALOZA



Tengan cuidado, señores,
no vaya a resucitar…

4 comentarios:

E. Mario dijo...

MUNDO CRISTIANO

Es verdaderamente trágico que el Chacho Peñaloza, tras el brutal asesinato de Facundo Quiroga, haya desconfiado de Rosas, poniéndose a las órdenes de los enemigos de éste. Ese TREMENDO ERROR lo pagaría caro en el futuro. No importa, los grandes próceres también se equivocan.

¡¡¡Viva el General Ángel Vicente Peñaloza!!!

¡¡¡Vivan los Caudillos Federales!!!

¡¡¡Viva el Restaurador de las Leyes, el Orden y la Tradición Católica!!!

¡¡¡Viva la Santa Federación!!!

LA SALETTE

Anónimo dijo...

Fue don Juan Manuel de Rosas, y fueron los caudillos federales -como el Chacho Peñaloza- quienes representaron nuestro autentico Ser Nacional, el cual encuentra su origen en el catolicismo contrarevolucionario y en los valores de la hispanidad. Frente a ellos la antipatria y la masoneria.
Joseantonio

Anónimo dijo...

La postura de Peñaloza fue clara y entendida por los pocos que en el norte tenían palabra política que decir. Munca debe olvidarse que por auellos pagos se pensaba, aunque no mayoritariamente que Rozas había sido el autor intelectual de la muerte de Quiroga, hecho que en apariencias jamás pudo verificarse.He participado, como espectador de tremendas discusiones en ámbitos académicos (por el caso en la Córdoba de los 60)donde se effrentaban las posiciones.Por ejemplo, para mi abuelo materno,que tenía campo en Chilecito (La Rioja)y había sido Juez de Paz, y que se honraba de que sus ancestros habín peleado (y muerto algunos) a las ordenes de Quiroga, era "fija" que Rozas había matado a Quiroga, porque "los porteños" querían mandar en todos lados. Por supúesto que si alguien le hubiese dicho, "mire, usted es masón y antipatria" se hubiese "meao" de risa.
Pasiones de otra época.
PACO LALANDA

E. Mario dijo...

Paco.

Nuevamente tendrás que afinar la guitarra:

1) Está comprobado que los autores intelectuales del asesinato de Quiroga fueron los hermanos Reynafé.

Por otra parte, la viuda del prócer Quiroga, doña Dolores Fernández Cabezas, disipó toda clase de dudas, mitos e intrigas al ayudar económicamente al Restaurador en su pobre exilio.

2) Es INCORRECTO decir Rozas, ya que Juan Manuel cambió su apellido Ortiz de Rozas por Rosas.

LA SALETTE