jueves, 22 de septiembre de 2011

Derechos humanos

LA ABUELA CARLOTTO
   
   
El 23 de enero de 1989 a las 6.15 sesenta terroristas del autodenominado MTP (Movimiento Todos por la Patria) embistieron el portón de entrada del Regimiento de Infantería Mecanizado 3 General Belgrano ubicado en la localidad bonaerense de La Tablada.  Rápidamente los subversivos se dispersaron por el interior del cuartel intentando tomar las sub-unidades donde chocaron con la resistencia de los escasos efectivos militares presentes.
  
Alertada por un soldado que logró salir, la Policía de la Provincia de Buenos Aires cercó el cuartel.  A las pocas horas llegaron las unidades del Ejército Argentino.  El combate se prolongó durante 27 horas hasta que a las 9 de la mañana del 24 de enero, los trece guerrilleros sobrevivientes se rindieron.  El Ejército Argentino sufrió 7 muertos y 38 heridos, la Policía de la Provincia de Bs. Aires tuvo 2 muertos y 19 heridos y la Policía Federal 6 heridos.  Los terroristas dejaron en el campo de batalla 28 muertos y 14 detenidos.  Además, fueron heridos numerosos civiles.
  
El Movimiento Todos por la Patria estaba integrado por numerosos ex integrantes de las organizaciones armadas, especialmente del PRT-ERP y Montoneros, que actuaron durante la década del ´70.  Del MTP formaban parte reconocidos guerrilleros como Enrique Haroldo Gorriarán Merlo, el francés Roberto Sánchez Nadal y Claudia Lareu que habían participado en el ataque al cuartel de Azul (19 de enero de 1974) y del asesinato del ex dictador nicaragüense Anastasio Somoza (17 de septiembre de 1980).  El MTP fue fundado en Nicaragua el 8 de mayo de 1986.
  
Además de los mencionados, entre sus integrantes se destacan el actual Secretario de Derechos Humanos Eduardo Luis Duhalde, el abogado Manuel Justo Gaggero, el antiguo montoneros Carlos Burgos, el ex sacerdote Rubén Dri y el periodista de “Página/12” y miembro del CELS Jorge Baños.
  
El MTP se formó a partir de un núcleo de ex terroristas e intelectuales que se reunieron en torno a la revista “Entre Todos. Los que queremos la liberación”, dirigida por Carlos Burgos. Comenzó a publicarse en 1984 y fue radicalizando su posición, anunciando a medida que transcurría el tiempo, la necesidad de realizar acciones de resistencia civil para detener lo que estos sectores consideraban los avances de la derecha. El número 1 apareció en noviembre, con el siguiente plantel:
  
Director: Carlos Quito Burgos.  Jefe de redacción: Jorge Baccanera.  Coordinadora: Martha Fernández (pareja de Carlos Burgos). Colaboradores del primer número: Luis Asuar; José María Casabal; Malucca Cirianni; Roberto Cossa; Fermín Chávez; Ariel Delgado; Rubén Dri; Eduardo Duhalde; Carlos Eichelbaum; Pablo Frederick; Matilde Herrera; Mirta Mántaras; Eduardo Martí; Deolidia Martínez; Rodolfo Mattarollo; Pedro Orgambide; Piera Paola Oria; Pedro Ríos; Osvaldo Sulleiro; Horacio Verbitsky y José Gabriel Vazeilles.
  
Las notas editoriales y de sus colaboradores se volvieron cada vez más agresivas, especialmente a partir de muchos de sus integrantes se unieron al MTP. En las semanas previas al asalto al RI 3 Mec., la revista prácticamente anunció la realización de algún tipo de acción violenta.
  
Diversos personajes participaron aportando sus opiniones y artículos durante los años de su publicación.  Entre ellos se encuentra la presidenta de la Asociación de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela Barnes de Carlotto. La Sra. publicó notas en dos oportunidades a pesar de que entre los integrantes de la revista figuraban reconocidos personajes que habían participado acciones armadas en las décadas pasadas, no siendo justamente modelos en la defensa de los derechos humanos. Su hija Susana Estela estaba casada con el montonero Jorge Falcone, hermano de Claudia Falcone una de las protagonistas de la llamada “Noche de los lápices”.
  
En una entrevista realizada por Viviana Gorbato, J. Falcone afirmó refiriéndose a su hermana: “No fuimos perejiles como dice la película de Héctor Olivera, que yo mismo asesoré hasta donde pude (…) En el departamento donde cayó mi hermana se guardaba el arsenal de la UES [Unión de Estudiantes Secundarios, colateral de Montoneros] de La Plata. Mi hermana no cayó solamente por el boleto estudiantil (solloza), sino por una patria justa, libre y soberana. La compañera María Clara era su responsable. No se agarraron a tiros con el pelotón que las fue a buscar por no hacer mierda a los vecinos de un edificio de departamentos. No porque no querían o no podían (…) Era miliciana. El miliciano era un tipo que podía revolear una molotov en un acto relámpago gritando Perón o Muerte. También podían hacer una acción de apoyo a un acto militar de mayor envergadura sin saberlo (…) La gente que tenía la conducción en un colegio secundario no se chupaba el dedo. Tenía práctica política y militar”.
  
Carlotto colaboró con notas en los números 23 y 24 de “Entre Todos”, noviembre de 1986 y diciembre de ese año respectivamente. Saque el lector sus conclusiones. El árbol se ve por sus frutos.
  
Guillermo Calvo
  

No hay comentarios.: