martes, 16 de septiembre de 2008

En lo alto la mirada


POR ESTO Y
MUCHÍSIMO MÁS…

“El día que se lancen a colgar, yo estaré del lado de los que cuelgan”
(2 de agosto de 1946).


“Entregaré unos metros de piola a cada descamisado y veremos quién cuelga a quién”
(13 de agosto de 1946).


“A mí me van a matar peleando”
(13 de agosto de 1946).


“Con un fusil o con un cuchillo, a matar al que se encuentre”
(24 de junio de 1947).


“Esa paz tengo que imponerla yo por la fuerza”
(23 de agosto de 1947).


“Levantaremos horcas en todo el país para colgar a los opositores”
(8 de septiembre de 1947).


“Vamos a salir a la calle de una sola vez para que no vuelvan nunca más ni los hijos de ellos”
(8 de junio de 1951).


“Distribuiremos alambre de enfardar para colgar a nuestros enemigos”
(31 de agosto de 1951).


“Para el caso de un atentado al presidente de la Nación… hay que contestar con miles de atentados”
(Plan Político - año 1952).


“Objetivo: Lista de dirigentes opositores; lista de instituciones reconocidas como desafectas al gobierno; lista de opositores o de casas comerciales dirigidas o ligadas a los opositores; lista de representaciones cuyos gobiernos realizan campañas opositoras al nuestro. Personal: Serán empleados grupos previamente instruidos y seleccionados de las organizaciones dependientes de la CGT y del Partido Peronista Masculino. Misión: Atentados personales; voladuras; incendios”
(En el mismo documento).


“Se lo deja cesante y se lo exonera… por la simple causa de ser un hombre que no comparte las ideas del gobierno; eso es suficiente”
(Tercera Conferencia de Gobernadores, pág. 177).


“Vamos a tener que volver a la época de andar con alambre de fardo en el bolsillo”
(16 de abril de 1953, horas antes del incendio de la Casa del Pueblo, la Casa Radical, la sede del Partido Demócrata Nacional y el Jockey Club).


“Leña… leña… Eso de la leña que ustedes aconsejan, ¿por qué no empiezan ustedes a darla?”
(El mismo día).


“Hay que buscar a esos agentes y donde se encuentren colgarlos de un árbol”
(El mismo día).


“Compañeros: cuando haya que quemar, voy a salir yo a la cabeza de ustedes a quemar. Pero entonces, si eso fuera necesario, la historia recordaría la más grande hoguera que haya encendido la humanidad hasta nuestros días. Los que creen que nos cansaremos se equivocan. Nosotros tenemos cuerda para cien años”
(7 de mayo de 1953).


“A unos se los conduce con la persuasión y el ejemplo; a otros con la policía”
(15 de mayo de 1953).


“Aquel que en cualquier lugar intente alterar el orden contra las autoridades… puede ser muerto por cualquier argentino. Esta conducta que ha de seguir todo peronista no solamente va dirigida contra los que ejecutan, sino también contra los que conspiren o inciten”
(31 de agosto de 1955).


“Y cuando uno de los nuestros caiga, caerán cinco de ellos”
(31 de agosto de 1955).


“Que sepan que esta lucha que iniciamos no ha de terminar hasta que no los hayamos aniquilado y aplastado"
(31 de agosto de 1955).


“Nuestra nación necesita paz y tranquilidad… y eso lo hemos de conseguir persuadiendo, y si no a palos”
(31 de agosto de 1955).


“Veremos si con esta demostración nuestros adversarios y nuestros enemigos comprenden. Si no lo hacen, ¡pobres de ellos!”
(31 de agosto de 1955).


“Yo pido al pueblo que sea él también un custodio del orden. Si cree que lo puede hacer, que tome las medidas más violentas contra los alteradores del orden”
(31 de agosto de 1955).


“¡Al enemigo, ni justicia!”
(Memorando reservado “para el doctor Subiza”. De su puño y letra, con triple subrayado).
(Esta misma frase la vuelve a repetir desde el exterior en junio de 1972, y se difundió por televisión a todo el país los días 21 y 22 de junio de 1972).


“¡Ah… si yo hubiese previsto lo que iba a pasar… entonces sí: hubiera fusilado al medio millón, o a un millón, si era necesario. Tal vez ahora eso se produzca”
(9 de mayo de 1970).


“Si yo tuviera cincuenta años menos, no sería incomprensible que anduviera ahora, colocando bombas o tomando la justicia por mi propia mano”
(30 de diciembre de 1972).


“Los militares son todos unas bestias”
(5 de febrero de 1973).


…CRISTO VENCIÓ AQUEL 16

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Estimado Antonio:
La prolija y exhaustiva lista anterior, que ha recogido los exabruptos, la violencia contenida y el enojo del General, nos da la pauta y el tono en que se debatía la política de los años 40-50-70. En cada colmillo de lobo que se divisaba en las fauces abiertas de los enemigos de la patria, estaba reflejado ese enojo.

Anónimo dijo...

Antonio,

Aun con todo el respeto y admiracion que te tengo, sin duda alguna tendre que decirte,

GORILA

CabildoAbierto dijo...

EL Profesor no hizo la lista, sino que fui yo, el mantenedor de la página (la palabra webmaster me parece horrible).
De todos modos, acepto el vocablo con moderado placer.

Fortinera dijo...

Para Anónimo: Al general que defendés le faltó la Sabiduría ancestral que tiene que tener todo buen estratega: "Uno es dueño de su silencio y esclavo de su palabra". Evidencias a la vista. No hace falta ser gorila para ver el horror que cometió con tanta incitación a gente poco evolucionada.

Fernando José dijo...

Después de mas cincuenta años de Partido Justicialista y de sus dirigentes el adjetivo gorila es un calificativo elogioso.

Esto lo deberían comprender hasta los propios peronistas, especialmente los que siguen siendo gente honesta y trabajadora y nunca han tenido nada que ver con su voraz oligarquía partidaria.

Anónimo dijo...

Vamos por parte y empecemos por el final:
Lo de "gente evolucionada" no son términos que en la ciencia política ni en las ciencias sociales serias puedan usarse. Se estudian los factores de diversa índole que inciden sobre el conglomerado social (raciales, temperamentales, conformación de estamentos, etc.) y éste, tal como surge, produce el gobierno que se merece. Es decir, el conglomerado social de los años 30-40, que sobrevive a las crisis de la "Década infame" comienza a perfilar un líder, y en la coyuntura del final de la Segunda Guerra Mundial, queda cristalizado: Perón. Nos movemos con líderes a la cabeza, que tienen empuje e ideas propias, y que también son reflejo de la sociedad de donde surgen.
Veamos "lo que le faltó": El General, no hace falta decirlo, tenía estudios concienzudos, sistemáticos y profundos de materia militar, estratégica y política. Sólo hay que ponerse a revisar. Idem pasó con Facundo Quiroga, entre otros, quien estaba muy preparado. Las leyendas de "bruto" de nuestros líderes las hicieron correr sus enemigos.
Lo de "gorila", es la pimienta de la comida en el banquete histórico.
Saludos para Fortinera.

Saúl dijo...

Aunque no neguemos las condiciones de Perón como político y estratega político (no sé que tan bueno ha sido como militar) tampoco podemos decir que haya hecho el correcto uso de tales aptitudes; me parece que tuvo en sus manos hacer algo para evitar el terrible desastre en el que se hundió la Patria en los años 60 y 70, pero pensando más en su benefico político, postergó los intereses nacionales. Me parece que contribuyó a formar una división del país de la que él mismo terminó siendo vícitma, en parte porque lo llevó a buscar una venganza inútil. Saludos cordiales. Muy bueno el blog.