domingo, 12 de junio de 2011

En la fiesta de Pentecostés

¿QUÉ SON LOS PECADOS
CONTRA EL ESPÍRITU SANTO?
  
  
Un “problema” clásico de teología se deriva de la célebre frase del Evangelio de San Mateo (cap. 12, 31-32): “Todo pecado o blasfemia se les perdonará a los hombres, pero la blasfemia contra el Espíritu no será perdonada. Al que diga una palabra contra el Hijo del hombre [Jesucristo], se le perdonará; pero al que hable contra el Espíritu Santo, no se le perdonará ni en este mundo ni en el otro”. San Marcos (3, 28-30) y San Lucas (12, 10) tienen expresiones equivalentes.  San Marcos especifica que quien cometa tal acto “será reo de eterno pecado”, lo cual permite establecer la equivalencia entre las expresiones “blasfemia contra el Espíritu Santo” y “pecado contra el Espíritu Santo”.
  
Ésta es una de las frases más terribles pronunciadas por el Divino Salvador. Tal severidad se explica: ella se sitúa en el contexto del sorprendente comentario de los fariseos (como dice San Mateo) o de los escribas (al decir de San Marcos), de que Jesucristo expulsaba a los demonios en nombre de Belcebú. Jesucristo calificó tal comentario de “blasfemia contra el Espíritu Santo”, pecado imperdonable.
  
San Agustín llegó a afirmar que “tal vez, en todas las Sagradas Escrituras, no se encuentre ninguna cuestión mayor, ninguna más difícil” (Sermón 71, De Verbis Domini). El problema está en que, en el mismo tramo, son hechas dos afirmaciones aparentemente contradictorias: la primera, que todos los pecados son perdonados; la segunda, que el pecado contra el Espíritu Santo no tiene perdón.
  
En general, siempre que en la doctrina católica se presenta una cuestión difícil, podemos tener la seguridad de que la solución será luminosa, y tanto más bella cuanto más difícil sea la cuestión. Es lo que sucede en este caso, que ocupó la mente de los mayores pensadores de la Iglesia desde sus comienzos. Santo Tomás, en cuatro artículos de la Suma Teológica (IIa. IIæ., cuestión 14; cfr. también cuatro artículos de la Ia. IIæ., cuestión 78), sintetiza las diversas soluciones presentadas; y, como de costumbre, esclarece brillantemente el problema teológico. Intentaremos resumir su pensamiento para transmitir al lector lo esencial de la argumentación.
  
¿Cuáles son los pecados contra el Espíritu Santo?  
Los pecados contra el Espíritu Santo son seis: 1) desesperación de la salvación; 2) presunción de salvarse sin merecimientos; 3) negar la verdad conocida como tal; 4) tener envidia o pesar de la gracia ajena; 5) obstinación en el pecado; y, 6) impenitencia final.
  
La referida obra añade que se llaman pecados contra el Espíritu Santo “los pecados de pura malicia, que siendo directamente opuestos a la misericordia de Dios y a la gracias del Espíritu Santo, hacen muy difícil la conversión”.

Ignorancia, pasión, pura malicia  
Santo Tomás observa que la voluntad se inclina al mal de diversas maneras: “A veces ocurre por falta de la razón, como cuando uno peca por ignorancia; mas a veces por el impulso del apetito sensitivo, como cuando peca por pasión. Mas ninguna de estas dos cosas es pecar por pura malicia; sino que sólo peca uno por pura malicia cuando la voluntad por sí misma se mueve al mal” (Ia. IIæ., cuestión 78 a. 3, c.).
  
Aquí está lo que define a los pecados contra el Espíritu Santo: son los que se cometen por “pura malicia”, no simplemente por ignorancia o pasión.
  
Como éste es un concepto fundamental para la comprensión de la materia, conviene desmenuzarlo.
  
Santo Tomás usa, en latín, la expresión certa malitia, que se traduce “por pura malicia”. En efecto, el primer sentido de la palabra certa, en latín, indica “aquello que está perfectamente decidido, resuelto y determinado en nuestro espíritu”. Por lo tanto, el pecado cometido con certa malitia no es el pecado cometido por debilidad, ignorancia o pasión, sino el que es cometido con perfecta adhesión de la voluntad al mal que envuelve el pecado.
  
Tenga el lector la bondad de releer la frase de Santo Tomás citada al inicio de este tópico, para ver si le quedó claro. Añado apenas, colateralmente, que la ignorancia no siempre excusa de pecado, pues ella puede ser culposa, y en ese caso tendremos lo que Santo Tomás llama pecado por ignorancia.
  
Comprendida, pues, la noción de certa malitia o pura malicia, podemos mostrar cómo ella está presente en los seis pecados que el Catecismo nos presenta como pecados contra el Espíritu Santo.
  
La malicia de los pecados contra el Espíritu Santo
  
Seis son, entonces, los pecados contra el Espíritu Santo:
  
1) La desesperación de la salvación.
  
2) La presunción de salvarse sin merecimientos. Dice Santo Tomás: “El hombre, en efecto, se retrae de la elección del pecado por la consideración del juicio divino, que conlleva entremezcladas justicia y misericordia, y encuentra también ayuda en la esperanza que surge ante el pensamiento de la misericordia, que perdona el mal y premia el bien; a esta esperanza la destruye la desesperación. El hombre encuentra también ayuda en el temor que nace de pensar que la justicia divina castiga el pecado, y ese temor desaparece por la presunción, que lleva al hombre al extremo de pensar que puede alcanzar la gloria sin méritos y el perdón sin arrepentimiento” (IIa. IIæ., cuestión 14 a. 2, c.). Este rechazo de la justicia y misericordia divinas implica una pura malitia certa, pues son dos atributos divinos que nadie desconoce.
  
3) La negación de la verdad conocida como tal.
  
4) El tener envidia o pesar de la gracia ajena. Enseña Santo Tomás: “Los dones de Dios que nos retraen del pecado son dos. Uno de ellos, el conocimiento de la verdad, y contra él se señala la impugnación a la verdad conocida, hecho que sucede cuando alguien impugna la verdad de fe conocida para pecar con mayor libertad. El otro, el auxilio de la gracia interior, al que se opone la envidia de la gracia fraterna, envidiando no sólo al hermano en su persona, sino también el crecimiento de la gracia de Dios en el mundo” (loc. cit.). Posiciones de alma que, una vez más, implican evidentemente malitia certa.
  
5) La obstinación en el pecado.
  
6) La impenitencia final. Leemos en Santo Tomás: “Por parte del pecado, son dos las cosas que pueden retraer al hombre del mismo. Una de ellas, el desorden y la torpeza de la acción, cuya consideración suele inducir al hombre a la penitencia del pecado cometido. A ello se opone la impenitencia, no en el sentido de permanencia en el pecado hasta la muerte, […] ya que en ese sentido no sería pecado especial, sino una circunstancia del pecado; aquí, en cambio, se entiende la impenitencia en cuanto entraña el propósito de no arrepentirse. La otra cosa que aleja al hombre del pecado es la inanidad y caducidad del bien que se busca en él, a tenor del testimonio del Apóstol: «¿Qué frutos cosechasteis de aquellas cosas que al presente os avergüenzan?» (Romanos 6, 21). Esta consideración suele inducir al hombre a no afianzar su voluntad en el pecado. Todo ello se desvanece con la obstinación, por la que reitera el hombre su propósito de aferrarse en el pecado” (loc. cit.).

Una vez explicadas las diversas formas que asumen los pecados contra el Espíritu Santo, nos faltaría mostrar en qué sentido se dice que ellos son imperdonables.  Esto queda para la próxima semana.
  
Mientras tanto, pidamos a la Santísima Virgen, Madre de Misericordia, Auxilio de los cristianos y Refugio de los pecadores, que nos dé la gracia de no caer en cualquiera de esos pecados monstruosos que, como advirtió Nuestro Señor Jesucristo, son imperdonables. Son para el alma, conforme explica Santo Tomás, lo que las enfermedades incurables son para el cuerpo: ¡no tienen cura, salvo un milagro espiritual, que sin embargo Dios puede conceder!
  

1 comentario:

Marca de Rosas dijo...

PARA DESHONRAR PENTECOSTÉS, RATZINGER TAUBER PRESENCIA BAILE DE ODALISCAS GITANAS

Ver el video:


http://forocatolico.wordpress.com/2011/06/12/para-deshonrar-pentecostes-ratzinger-tauber-presencia-baile-de-odaliscas-gitanas/