jueves, 27 de marzo de 2008

Mater maculata


LA PLAZA ES NUESTRA


Por Antonio Caponnetto


“Desde el primer momento que los vi supe que eran mis hijos.

“Bajaban enmalonados y disfónicos de colectivos y camiones, rodeados de rostros que eran un solo rostro atrabiliario o convulso. El vale para alguna vitualla extra por haberse movilizado a medianoche, les asomaba por los bolsillos, veteranos de plusvalías. Los gritos se les hacían babaza entre las comisuras, y corrían por las calles golpeando a tamberos y tractoristas, cosechadores y sembradoras, señoras con críos y jóvenes trabajadores, todos los cuales —como se sabe— son la oligarquía vacuna.

“Hicieron lo correcto. Así se los he enseñado, que para algo soy su madre. De párvulos los habitué a distinguir. Si los que mandan son zurdos portentosamente ricos, no habrá reproches que allegar. Si los gobernados protestan exacciones despropocionadas, son codiciosos terratenientes. Si los de arriba se enjoyan, viven en suntuosos palacetes, recorren las ferias de vanidades del mundo e instalan sus oficinas en los terrenos más costosos de la gran urbe, es el tributo merecido a sus luchas por los pobres. Si los de abajo suponen que están siendo saqueados, no tienen derecho a lamentación alguna: son ricachones ambiciosos de Barrio Norte. Si ellos están con el Comandante Castro, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, el Ejército del Pueblo, y las Armas Bolivarianas de Chávez, son pacíficos civilistas. Los civiles que trabajan en el campo, en cambio, son militaristas y golpistas. Si ellos les mandan a Haití las tropas que Bush les pide, están cooperando a la paz mundial. Reclamar por los frutos de la tierra labrada y sembrada, ya se sabe, es imperialismo puro. Alinearse dócilmente tras el lobby sionista internacional es practicar en antifascismo. Aspirar a que la soja y la papa, el cuero o la leche no sean gravados desorbitadamente, es colonialismo. El kirchnerismo de las bancas suizas y las cirujías parisinas, libera. El campo es la dependencia.

“Sí, son mis hijos. Bienaprendidos y mejor educados están.

“Los reconocí a todos, uno a uno. En especial al mantecoso de retardo mental y de mamporro presto, mientras esté rodeado de cientos de sus compañeros y solitario el vil agresor.

“Estoy admirada de lo que hicieron. Tumbaron a un capitalista aislado que osó llamarlos mercenarios; golpearon valientemente por la espalda a un provocador que, solo y desarmado, tuvo el tupé de nombrarlos ladrones. Insultaron a todo hombre blanco que ofendía con su tez la morochidad nativista. Y sin que encontraran a nadie a su paso, ocuparon bizarramente la Plaza de Mayo, en defensa de la democracia y de sus actuales representantes. Para que no se los suponga oficialistas rentados por el Gobierno para amenazar al común, a la presidenta la llamaron apenas por su nombre de pila. Si son todos hermanos, y yo soy la madre.

“Convendrá que me presente, porque la gesta que estoy ponderando, y que he prohijado, sucedió los días 25 y 26 de marzo de 2008, y pasará a la historia.

“Tengo varios nombres. Soy la lucha de clases, la guerra social, la democracia, la planificada revolución del lumpen, la ensangrentada y cruel dictadura del proletariado, la subversión marxista. También me llamo Hebe, Estela y últimamente Cristina.

“Tengo otros varios nombres en el camino y por delante. Pero todos me conocen como La Puta que los Parió. Más nigromanta que Celestina, más promiscua que Areusa, más acosada que la Fiammeta de Boccaccio.

“Por eso me invocaron en la Plaza de Mayo, reconociéndome y dedicándome la autoría de sus hazañas. Con un grito que llevaba mi rúbrica al pie de la última palabra: «La Plaza es nuestra. La Puta que los parió».

“¡Cuidado, hijos predilectos! Estoy inquieta por vuestra suerte. Oigo el clamor de los decentes, que crece y que resiste, y ya se vuelve a hablar de Reconquista. Cuidado que esa Plaza supo albergar patricios y gauchos bravíos, corriendo al invasor sin darle tregua ni resuello alguno”.
.

4 comentarios:

CHESTERTON dijo...

DE KRIS-ISIS, AL PUEBLO:

“En previsión de que dentro de poco me vea obligada a imponer a la Humanidad la más dura exigencia que nunca se le haya impuesto-retenido, creo indispensable decirles antes, QUIEN SOY YO.

Realmente no haría falta esta explicación, ya todos conocen mi botóxica faz, y además, sobrados testimonios hay dados sobre mi fascinante personalidad; a través de D’Elía, Moyano y demás nobles y bien pagadas almas que velan y sangran por mi magnificencia.


Pero hay tal desacuerdo entre la grandeza de mi obra y la pequeñez de los ARGENTINOS, que hasta ahora nadie me ha sabido ver, escuchar, ni siquiera comprender.

Vivo de mi misma, de mi propia creencia en mí, y eso debería ser más que suficiente para uds. ¡Yo! ¡La única!, que entiende aquello que los demás (bestias ignorantes) ni siquiera alcanzan a acariciar en lo limitado de sus miserables existencias.

Con mi exuberante, bella y rica dialéctica hegeliana, con los subsiguientes cliches marxistoides de EGB (los cuales me permito para que mi Palabra sea percibida por Multitud), alcanzo a observar desde las alturas, desde donde contemplo a las gentes sencillas que se levantan temprano, trabajan con sus arruinadas manos, llevan la piel curtida por el sol y le faltan dientes, por no decir una buena dosis de botox en sus mejillas; …veo que estos gentes no me comprenden.

¡ESTE PUEBLO NO ME MERECE!

¿¡Porque sé más que nadie de ciertas cosas?! ¿Por qué generalmente soy tan lista, tan perspicaz? ¿Eh?


¿Acaso piensan que trato de crear divisiones entre los argentinos, demonizando a los que tienen la osadía de enfrentar mi sabio magisterio?

¿Acaso piensan que hablo desde la más cobarde soberbia, la suciedad, el secreto rencor que se vomita desde el fondo de mis intestinos? ¿Eh? ¿Piensan o no piensan?

Nunca fue mi próposito mejorar a la Humanidad, solo a aquellos que me venden su voluntad. Todo aquel que sepa respirar la atmósfera envolvente de mi obra sabe que es la atmósfera de las alturas donde reina el aire puro y más fuerte…….

………y si les parece una atmosfera asfixiante, o que huele mal, mis dulces ambientalistas, devenidos en para-policías: D Elía, Moyano y demás primates que he rescatado del zoo, les harán comprender que mis alturas huelen a finas mentas y rosas".

Yo, la mejor de todas, Cristina Botóxica for ever, la Única.



Pd.: agradezco a la sabia locura de N., por ayudarme en la redacción de tan bello mensaje.

Anónimo dijo...

Brillante, Don Antonio.

Anónimo dijo...

Como siempre Don Antonio: FANTASTICO!

tacuara dijo...

muy bueno