jueves, 17 de mayo de 2012

Crítica Literaria

“LA PASIÓN DE JOSÉ ANTONIO”
  
“La pasión de José Antonio” de José María Zavala.
Barcelona, Plaza y Janés, 2011, 483 páginas.
  
  
Estrellada y fría, pero sin nieve, fue la Nochebuena madrileña del 2011. Luego, la Misa del Gallo escuchada en compañía de varios cientos de hermanos y las almas de los veintiún mártires de la zona, asesinados por los bolcheviques en diciembre de 1936, ya iniciada la Cruzada de Liberación. Desde esos días pascuales son Beatos de la Santa y Católica Iglesia. Nuestra Señora de Canaán, el hermoso templo neogótico de Pozuelo de Alarcón, pueblo de las cercanías de Madrid, era un trozo del cielo reflejando Fe, Esperanza y Caridad. Tal el fervor con que se oró con santo clamor desde el primer instante hasta la bendición final con el “Idos, la Misa ha terminado”.
  
Dejamos la calidez de las naves y emprendimos el regreso a casa. Callaba la familia cuando volvíamos bajando la cuesta y cuando se calla y se medita es porque hay muchas cosas que decir. Ya en casa, al volver, encima de la estufa, con leños ardiendo, el Pesebre con el Divino Infante y la Madre de Cielo con San José. Llegó la hora de los presentes. Mi querida hija María  Victoria, con el sentido que le da su profesión de médica, puso en mis manos el libro de José María Zavala: “La Pasión de José Antonio”.
  
¡Con cuanta emoción lo recibí! Sentí calor de vida en el hermoso tomo con una sobrecubierta que lucía el perfil de José Antonio casi de cuerpo entero. La fotografía que resume jerarquía y elegancia, fue seguramente tomada en alguna de sus brillantes alocuciones. Con la mano puesta en el corazón le expresé: “Dios es generosísimo concediendo estas alegrías”.
  
El libro, que no es una biografía, y del cual pretendemos dar una noticia al lector, se divide en dos partes, una primera titulada “El Amor” y una segunda, a su vez separada en secciones: “Ansias de libertad” y “La Muerte”. El autor es Licenciado de la Universidad de Navarra en Ciencias de la Comunicación y Doctor en Economía de UNED. La obra contiene diez páginas en papel satinado con fotografías, muchas inéditas, y treinta hojas con documentos, amén del Testamento ológrafo de José Antonio. Asimismo, se agrega un Anexo con opiniones de izquierdistas respecto a la personalidad moral del Jefe de Falange.
  
En la introducción define al personaje su propia hermana doña Pilar Primo de Rivera y Sáenz de Heredia con un estupendo juicio que nos recuerda a Schiller, el genial alemán cuando escribió: “evitada toda falsa estrechez, el héroe obra y siente humanamente”. De esta manera lo definió la sinceridad y grandeza de Pilar: “A fuerza de querer exaltar la figura de José Antonio, hemos llegado a hacer de él casi un mito. Y, a mi modo de ver, su mayor importancia radica en que era un hombre como todos, capaz de debilidades, heroísmos, caídas y arrepentimientos”.
  
Señala con justeza el autor de pluma galana: “La pasión de José Antonio, parafraseando el título de esta obra, fue antes que ninguna otra la del Amor, con mayúscula”.
  
En la misma línea se expide Don Blas Piñar, a quien por gracia del Altísimo todavía podemos saludar brazo en alto y escuchar su palabra rectora. He aquí sus palabras: “Los grandes hombres los que han signado el acontecer histórico para bien o para mal, han tenido grandes pasiones. Lo que importa no es tanto desconocerlas o aniquilarlas, sino encauzarlas dominarlas y ponerlas al servicio de un gran ideal por el que valga la pena vivir  y dar la vida, como lo hizo José Antonio”.
  
El libro tiene una intensidad en su desarrollo a veces dramática que trasciende el breve esquema expositivo. Sucintamente pongamos a nuestro lector al tanto del primer aspecto que nos traen las páginas de Zavala. Éste nos lleva al primer amor platónico que tuvo José Antonio con Cristina de Arteaga. Corrían los días de 1923 y  daban los veinte años del joven Primo de Rivera, llenos de sueños y promesas. “La conoció y fue nada más verla que se sintió deslumbrado por su hermosura. Pronto reparó en su inteligencia y cultura, además de gran oratoria, ante la cual Emilio Castelar había sucumbido. Tras escucharla en público dijo: «El mundo está gobernado por faldas». La ingenua relación de los dos jóvenes duró poco tiempo ya que Cristina decidió consagrar su vida a Dios como religiosa de la Orden de las Jerónimas; hoy, su abnegada entrega aspira al reconocimiento universal de los Altares”.
  
José Antonio conoció entonces a la que fuera el gran amor de su vida, Pilar Azlor Guilladas de Aragón, duquesa de Luna. Don José María Zavala consultando a ambas familias concluyó que el enlace estuvo muy cerca dado el apasionamiento mutuo. Todo se frustró porque el Duque de Villahermosa, padre de la novia, se opuso tenazmente al casamiento por su  sistemático rechazo al General Primo de Rivera, a lo que se sumaba el orgullo respecto a que los títulos de hidalguía y rancia nobleza de los Duques de Luna quedarían subsumidos en el joven marquesado de Estella que heredaría José Antonio de su padre. En los días que corren, todo esto parece un absurdo, pero sin embargo, en esos momentos, era tan fuerte que todo murió, como decía el estoico Séneca: “En el tiempo, que es el río de sombras que fluye y todo lo anega”.
  
En ese fluir de oscuras cerrazones, hubo un momento de luz caballeresca. Fue el 12 de junio de 1935 cuando José Antonio y un grupo de Jerarquías del antipartido estaban reunidos en el Parador de Gredos discurriendo sobre el ya inevitable levantamiento que se produciría un año después. En determinado momento, un Camarada le avisó al Jefe Falangista, que en el Salón Comedor estaban la duquesa de Luna, con su novel esposo el Capitán Mariano de Urzaiz. Hacia allí se dirigió José Antonio, que caballerescamente saludó estrechando la mano de Urzaiz y besando la mano de su ex prometida. Con la pareja departió unos momentos y luego se alejó. La tristeza, que la tuvo y muy profunda, debía dejar lugar a los problemas de la Patria. El episodio debió ser lo que memorizó José Antonio cuando algún tiempo después le dijo a un amigo: “estoy harto de la política”, a lo que preguntó el camarada: “¿y por qué no la dejas?” La contestación fue la de un héroe antiguo: “Porque los muertos no pueden ser traicionados y menos olvidados”.
  
El último amor fue una joven falangista de Ávila, a quien conoció días antes de ser encarcelado (el 13 de marzo), y con la que mantuvo correspondencia durante los meses del via crucis en los que fue sometido a nueve parodias de juicios, hasta que lo condenaron a muerte en la cárcel de Alicante, adonde había sido enviado en junio de 1936.
  
El autor trabaja a conciencia en los intentos de rescate del Jefe falangista. En ellos se barajaron desde el soborno hasta el canje de prisioneros. Hubo además preparaciones de asalto a la Cárcel con planes respaldados por Berlín con el beneplácito del Generalísimo Franco, y del Cónsul de Hitler en Alicante, Barón Von  Knobloch. Zavala estudia el grado de disposición del Caudillo para rescatar a Primo de Rivera trayendo a colación una conversación que mantuvo con el hijo del entonces Cónsul alemán en Alicante: “ahondando conmigo el asunto de la posibilidad de una doble Jefatura (Franco y José Antonio) en la España liberada. Mi padre me decía —expresó— que nunca supo quién fue en última instancia el responsable de que no se salvase a José Antonio, si sus propios compatriotas germanos o tal vez Franco; es posible que a los alemanes no les interesara que hubiese dos mandos en España…” Lo cierto que todos los intentos fracasaron, y que no podemos hacer juicios temerarios al respecto.
  
En la tercera parte del libro, dedicada al martirio, se “asiste a su autentica pasión”. Se desenmascara a los responsables del asesinato: el “juez” Federico Enjuto y el “fiscal” Gil Tirado, ambos elevados inmediatamente a miembros del Tribunal Superior de Justicia. Agregándose luego los “nombres de los cómplices que estamparon sus firmas en la orden de ejecución: el gobernador civil Valdés Casas y Ramón Llopis Aguilló en representación del «Tribunal Provincial de Orden Público»”. Junto a ellos el del humanoide rojo que le disparó el tiro final. Para escarnio de los siglos digamos que respondía al nombre de Guillermo Toscano Rodríguez, integrando los grupos de acción de la CNT. Pagó sus crímenes injustificados en Granada durante 1941 sentenciado por un Tribunal Militar.
  
Como señala muy bien el Licenciado Zavala, finalmente nos da la sorpresa al hacernos testigos del asesinato por fusilamiento. Los ojos observadores fueron los de nuestro compatriota Joaquín Martinez Arboleya  a quien sorprendió el Alzamiento en Alicante y que  vivió el terror rojo y la caza de fascistas. Para evitar sospechas aceptó asistir al Patio de la Prisión.
  
El relato de lo visto lo redactó en 1961, y publicó en Montevideo ese mismo año con el título “Por qué luché contra los rojos”, y con el pseudónimo de Santicaten (Talleres Gráficos Río Branco, Montevideo 1961). Nadie, salvo el Dr. Zavala atendió esas notas. Sucintamente queremos hacer llegar al lector el testimonio de nuestro coterráneo. Ante todo el rechazo, con estentórea voz, por parte de José Antonio, de la venda en los ojos. Luego con los brazos esposados hacia atrás pero sacando pecho y viendo el pelotón dijo también en alta voz: ¡VENGA!
  
Los fusiles tiraron a las piernas para que, al no morir, gritara de dolor. Nada de eso sucedió. Al maula miliciano que tomándolo de la cabeza le ordenó que gritara ¡viva la república! respondió el César: ¡ARRIBA ESPAÑA! Entonces moviéndole el cráneo violentamente el sicario le descerrajó un tiro en la nuca. Mientras tanto, la repugnante chusma gritaba insultando al mártir, que ya estaba a la Derecha de Dios.
  
Luis Alfredo Andregnette Capurro
  

11 comentarios:

Anónimo dijo...

El Ausente, grande entre los grandes, ejemplo inmortal para todas las generaciones de todos los tiempos, y donde sea.
CD

E. Mario dijo...

Aquí todos estamos para entender. Si el nacionalismo del que hablamos es justo, es decir, el orgullo legítimo de quienes veneramos a nuestros antepasados, es santo.

Ése era el verdadero sentimiento de Hitler, de Codreanu, de José Antonio, de Anacleto, de Miramón, de Rosas, de García Moreno y de tantos otros cristianos.

Es cierto que incluye nuestras raíces sanguíneas, por supuesto, pero no es ni lo más importante, ni lo más valioso.

Como explicaba Anacleto González Flores, lo más importante es nuestra herencia espiritual, y ésa es la que Dios bendice.

Los irlandeses están orgullosos de su herencia céltica, pero sobre todo de su catolicismo. Los alemanes veneran su nacionalismo, pero si son católicos, lo sobreponen a su sangre. Los japoneses honran a sus antepasados, pero si son cristianos santifican esa devoción.

Y todos juntos somos hijos de un mismo Padre y de una misma Madre, la Santa Iglesia Católica, cuyo trono ha sido usurpado por la Gran Ramera, que no es una mujer sino una “iglesia”…

Falta que analicemos el verdadero fondo de los racistas “alemanes”, especialmente de Alfred Rosenberg y Max Scheubner-Richter.

Anónimo dijo...

El trono de la Santa Iglesia Catolica SI ha sido usurpado, SI por la Gran Ramera, la cual SI es la "Falsa Iglesia"...
Ahora, el "trono" no es el sillon en el cual se sientan los Papas y donde se los ve en las fotografías, sino que dicho trono es el de "pilotos supremos e infalibles de la civilización", es decir, es un trono espiritual, cultural, intelectual, moral, social,etc., trono de referencia suprema para la civilización sobre "lo que hay que hacer", sean católicos o no, directa o indirecta, consciente o inconscientemente.... El trono fue usurpado desde que las personas no escuchan ni hacen lo que dice el Papa sino lo que dice la anticultura, la television sobre todo, pero tambien la cancion, la politica, la moda, o cualquier otro idolo actual que logro "ECLIPSAR" (no apagar o DESAPARECER) la Santa Iglesia, como en los eclipses solares, la luna TAPA el sol pero este sigue existiendo y ALUMBRANDO; valga la analogía para la Iglesia...
La respuesta no es el sedevacantismo ni el lefebvrismo ("el que no junta conmigo desparrama"), sino: 1) La FE HECHA CARNE, sino no se entiende el verdadero sentido de muchas declaraciones y actos postconciliares que NO son hereticos; y 2) la FIDELIDAD a la Fe bajo el gobierno del Santo Padre Benedicto XVI, para contrarrestar la Falsa Iglesia, que tiene bajo sus garras a muchos de forma INCONSCIENTE, pero que al ver la realidad, no tendran problema en aceptarla y cambiar lo que tengan que cambiar... irse es abandonar la trinchera QUE CORRESPONDE y confundir a los que quedan, hay que tener en cuenta que la vision del Papa es la mas universal, en el tiempo, en el espacio y sobre todo en la Gracia; por tanto, como en la guerra, hacer una trinchera en un lugar distinto de donde dice el jefe, no solo que no ayuda, sino que perjudica...
Valga también el ejemplo de tantos catolicos que testimonian y testimoniaron que se puede seguir siendo fiel a la Fe verdadera bajos los papados ultimos.
Tambien seria interesante señalar que si por un lado se sostiene que despues del CVII surgio una "nueva religion" los sedevacantistas y lefebvristas que se juntan, debaten, comparten, etc. entre ellos y con catolicos "tradicionalistas" (todo catolico lo es) pero fieles al Papa, estarian ejerciendo el dialogo ecumenico o interreligioso, cosa que supuestamente es rechazada por heretica... sin saberlo estan aceptando y actuando segun el CVII...
Prestando MUCHA atención al mensaje de la Salette y a la profecia del Apocalipsis se ve que son ciertas y actuales, pero no con la interpretacion que usualmente le dan sedevacantistas o lefebvristas... MAS atención a la letra...
Atte. en Cristo.

E. Mario dijo...

Anónimo.

Los audenominados “sedevacates” llamados “casisiacum” o “metrialiter-fromaliter” son rechazados por la Bula de Pablo IV-San Pío V:

“Tal asunción (de un hereje) no será tenida por legítima en ninguna de sus partes (ni materialiter, ni formaliter), y no será posible considerar que se ha otorgado o se otorga alguna facultad de administrar en las cosas temporales o espirituales a los que son promovidos, en tales circunstancias, a la dignidad de obispo, arzobispo, patriarca o primado, o a los que han asumido la función de Cardenales, o de Pontífice Romano (antipapas), sino que por el contrario todos y cada uno de los pronunciamientos, hechos, actos y resoluciones y sus consecuentes efectos carecen de fuerza, y no otorgan ninguna validez, y ningún derecho a nadie.”

Otos “sedevacantes”…

Otros como los CMRI siguen la sana Doctrina Católica, y si permiten que se les denomine “sedevacantes” lo hacen de buena fe, por una forma errónea de procurar una correcta distinción con los lefebvrianos y otros herejes quienes contradictoriamente critican y desobedecen al usurpador, pero que por aberración lo llaman papa legítimo.

Por esa aberración, los lefebvrianos y sus canchanchanes incurren en las penalidades previstas por la Constitución Apostólica “Pastor Aetrenus”, la cual condena expresamente a quienes desobedecen al Papa, quien posee el Primado de Jurisdicción, el cual es dogma de Fe. Al negarlo incurren en doble pena, por herejes y por cismáticos, independientemente de que no sea papa auténtico, porque ellos así lo sostienen.

Los lefebvrianos atentan contra la Fe y el Derecho Canónico, contra el Papado, no contra el Papa.

Y sobre llamarse católico, apostólico y romano, esas son las notas de la verdadera Iglesia, no de los usurpadores y sus compinches.

Anónimo, deberías visitar FORO CATÓLICO:


http://forocatolico.wordpress.com/

Anónimo dijo...

E. Mario.

Al contestarme, acaba usted de cometer un acto de diálogo ecuménico e interreligioso, por lo cual, como al parecer también es un católico instruido ha incurrido en herejía formal y/o pública, por tanto se halla usted excomulgado ipso facto. Ha negado públicamente ser católico al hacer esto y se encuentra a las puertas del infierno…
¿Se nota lo insostenible de esas posiciones (sedevacantismo y lefebvrismo) en todos sus matices?.

Prometo profundizar.
Por lo pronto lo invito a leer, despacio y con detenimiento, el mismo blog que usted me recomienda, y todos los demas existentes sedevacantistas y/o lefebvristas recitando PREVIAMENTE el "Veni Creator", y vera que donde supuestamente hay "contradicciones" no las hay...
Por la Iglesia.
Atte. en Cristo y María.

Anónimo dijo...

He leido y releido esos documentos, y por eso justamente digo lo que digo. Parece haber contradicciones, cuando en realidad, rezando el "Veni Creator Spiritus" y bien leidas las cosas, se ve que no las hay... ni en esa pagina ni en muchas otras...
Ademas, al contestarme, segun su posicion, ¿no esta usted dialogando con un hereje y cismatico cosa que es apostasia?.
Atte. en Cristo y María.

Anónimo dijo...

Gente de Cabildo,

no es mi intencion molestar a nadie, trate de escribir el comentario con mas caridad, y si no es por eso que no publicaron el anterior y aunque no publiquen ninguno, fijense aunquesea ustedes con atencion en lo que digo y van a ver que es verdad...

Atte. en Cristo y María.

E. Mario dijo...

Anónimo.

No sea pícaro. Yo no soy sedevacantista ni lefebviano. Le sugiero que lea todos los posts de la paágina que le recomendé arriba. Si tiene algunas dudas, puede hacer comentarios a modo de preguntas en dicha págica, los representantes de Foro Católico le contestarán rápidamente y con fundamentos irrefutables. Si no me cree, ¿por qué no hace la prueba?

Continuidad Católica dijo...

E. Mario.

Ya le respondere completamente este comentario.
Por lo pronto, simplemente:
- Si es sedevacantista y cismatico, lo que es un pecado mortal.
- Se sigue contradiciendo contestandome, al igual que SUS "representantes" (el mio es el Papa), porque ya trate estos temas con ellos con anterioridad a que usted me lo recomiende, y por eso de nuevo, digo lo que digo.
- El actuar asi podria indicar que no les interesa tanto ser consecuentes con su postura como si desacreditar la obediencia al Papa, en otras palabras: no les interesa tanto no ofender a Cristo por amor como si separar a las personas de Su Iglesia. Y esto es muy grave y es para preguntarse los motivos.
- Los "fundamentos irrefutables" se basan en pensar que que Papa ha cometido herejia, y esa base ya es erronea por lo tanto tambien lo es todo lo armado sobre ella. Por eso aclare esto en el 1er. comentario, lo que estaria tambien demostrando que me se mejor los fundamentos de su postura que usted que me redirecciona con los "representantes".
A los católicos de buena voluntad, tengan cuidado con los que quieren aprovechar la situacion de la Iglesia y la Tradicion para hacer daño tambien, no son estos menos perjudiciales que los progresistas y modernistas.
Por ultimo, El CVII bien entendido no amenaza nada de lo anterior en ningun aspecto, al contrario. Esto pareceria que es ingenuidad, pero no lo es, lo digo desde la comprobacion. El pasado no corre peligro, si posiblemente el futuro. El Papa Benedicto XVI es una de las ultimas personas que siguen sosteniendo la Verdad, urge alinearse con el... quien pueda entender que entienda. Si los que advertimos estos males tirariamos de la misma soga (con el Papa), muchos males tendrian los días contados.
En esta cuenta subire posts relacionados a esto.

Atte. en Cristo y María.

E. Mario dijo...

Anónimo.

Aquí le dejo las 101 herejías de Karol Wojtyla Katzarowsky:


http://forocatolico.wordpress.com/herejias-de-juan-pablo-ii/

Y las actuales herejías de Joseph Raztinger Tauber:

http://forocatolico.wordpress.com/herejias-de-benedicto-xvi/

Hereje o Papa, no ambos:

http://forocatolico.wordpress.com/cum-ex-apostolatus-officio/

¿Es inválido el Novus Ordo Missae?

http://forocatolico.wordpress.com/es-invalido-el-novus-ordo-misae/

La Nueva Iglesia Montiniana:

http://forocatolico.wordpress.com/nueva-iglesia-montiniana/

E. Mario dijo...

Nueva herejía de Ratzinger Tauber; elogia a Isabel II de Inglaterra como "monarca cristiana":

http://forocatolico.wordpress.com/2012/06/06/nueva-herejia-de-ratzinger-tauber-elogia-a-isabel-ii-de-inglaterra-como-monarca-cristiana/