sábado, 29 de diciembre de 2007

Del Ejército Revolucionario del Pueblo al Juzgado


OBITUARIO DE UN JUEZ DE CÁMARA ARGENTINO


En los últimos días del 2005 falleció el Juez de Cámara Dr. Martín Marcos Federico, integrante del Tribunal Oral en lo Criminal Federal Nº 1. El hecho motivó un sentido obituario del Dr. Manuel Gaggero, en el que brinda una precisa semblanza del tipo de justicia que pueden recibir algunos argentinos de parte de jueces como el fallecido y de otros similares que ocupan hoy los estrados tribunalicios.

Especial atención han de poner al respecto los miembros de las Fuerzas Armadas y de Seguridad, encarcelados y perseguidos por el actual Gobierno, e incluso los simples ciudadanos que puedan ser sometidos a la justicia kirchnerista. Al igual que tantos otros temas capitales, éste de la justicia como instrumento de la persecución terrorista, no es abordado por ningún medio. Las palabras del antiguo erpiano Dr. Gaggero, que a continuación transcribimos fragmentariamente, fueron publicadas en la revista digital “La Fogata”, continua apologista del terrorismo marxista, la primera semana de enero de 2006.

Morir en Buenos Aires

“Cordobés de cuna y de corazón, a Martín Federico lo sorprendió la muerte en las puertas de su despacho de juez el pasado 21 de diciembre. Militante del peronismo revolucionario de la década del ’60. Su padre había sido intendente de Córdoba hasta el golpe militar del 16 de septiembre de 1955. Amigo y abogado del «Gringo» Tosco y del «Negro» Atilio López interviene activamente en la gestación del «Cordobazo», aquella insurrección popular que el 29 de mayo de 1969 enterró las pretensiones de perpetuarse en el poder del dictador Onganía. Abogado de los sindicatos «clasistas» de Fiat y Materfer —Sitram, Sitrac— era respetado por todas las organizaciones peronistas y de izquierda. Detenido y puesto a disposición del Poder Ejecutivo, fue trasladado a Rawson y juzgado por tribunales militares absolutamente ilegales. Autor de un chamamé que recrea la ficción de un correntino que llega a Cuba y se encuentra con Fidel; era una persona querible, dicharachera y divertida.

“A finales de los ’60 nos encontramos en algunas reuniones de las tendencias que se asumían como peronistas revolucionarias. Nos hicimos íntimos luego del 25 de mayo de 1973 y coincidimos en nuestra mirada crítica al gobierno del «segundo peronismo». Su paso por la Universidad de Córdoba como decano de la Escuela de Trabajo Social es aún recordado por quienes tuvieron el privilegio de ser sus alumnos y alumnas.

“Cuando terminaba 1973 participamos de la dirección del Frente Revolucionario Peronista que lideraba Armando Jaime y en representación de éste integramos el Frente Antiimperialista y por el Socialismo que impulsaba el Partido Revolucionario de los Trabajadores. La tensión generada por la «derechización» del gobierno; las acciones de la Triple A, el golpe policial contra el gobierno de Obregón Cano, junto con el asesinato de Atilio López y Alfredo Curuchet, hicieron que decidiéramos en diferentes momentos, pero casi contemporáneamente, ingresar al PRT-ERP, donde nos miraban como «bichos raros» por nuestro origen peronista. Sufríamos una doble discriminación, en el peronismo se nos acusaba de «zurdos» y en la organización del «Robi» Santucho nos tenían cierta desconfianza. Sin embargo, ya en Buenos Aires realizamos una intensa actividad dirigida a explicar en todo el arco político las acciones del ERP y los puntos de vista del partido.

“A mediados de 1976, la organización decidió que Martín viaje al exilio para sumarse a la Comisión Argentina de Derechos Humanos con sede en París y que denunciaba los crímenes del terrorismo de Estado”.
Fernando José Ares

1 comentario:

Esteban Falcionelli dijo...

Ha de estar girando en la parrilla mientras mandinga le pone chimichurri. Bien merecido el spiedo eterno.
En Xto., como siempre.